José Sevilla, consejero delegado de Bankia
José Sevilla, consejero delegado de Bankia - EUROPA PRESS

Bankia alerta de que el impuesto a la banca «tiene muy poco sentido»

El consejero delegado afirmó que imponer más gravámenes puede afectar a la solvencia del sector

MadridActualizado:

En línea con lo que afirmó ayer el consejero delegado de Banco Santander sobre el impuesto a la banca, el número dos de Bankia, José Sevilla, ha cargado también contra las medidas impositivas que planea el Gobierno. «El impuesto a la banca se basa en que los bancos ganamos mucho. Ese impuesto tiene muy poco sentido hablar de él en el momento actual», ha afirmado durante la presentación de resultados trimestrales de la entidad.

El consejero delegado ha hecho hincapié en que se trata de un «impuesto discriminatorio» que puede impactar en la solvencia de la banca. «Si no somos rentables, estará en peligro la solvencia», ha dicho Sevilla, quien también ha recalcado la posibilidad de que afecte «al precio de la acción de Bankia».

Asimismo, Sevilla se ha referido al valor en Bolsa del sector en general. El directivo ha asegurado que «el comportamiento en Bolsa en los últimos meses ha sido malo», para proseguir con que «la incertidumbre» respecto a los gravámenes ha sido una de las razones de esta situación.

Pese a todo, Sevilla se ha referido al impuesto a la banca como un tema de«futuribles» ya que todavía no se ha concretado ninguna medida concreta, igual que comentó ayer José Antonio Álvarez, de Banco Santander.

El impuesto a la banca tendría impacto en el precio de la acción de Bankia, según José Sevilla

En la actualidad el Estado continúa teniendo más de un 60% del capital de Bankia a través del Frob, aunque el consejero delegado ha recalcado que, en caso de imponerse más tasas a los bancos, esto no supondrá un conflicto para la entidad. «No tenemos una posición diferente. El Gobierno tendrá que tomar las decisiones que tiene que tomar con visión global, y nosotros defender lo que es mejor los accionistas de Bankia y da la casualidad de que el Estado tiene un 60%. Cada uno tiene su rol y su responsabilidad», ha explicado.

Respecto al trimestre, el consejero delegado de Bankia ha afirmado que ha sido de expansión en cuanto a la captación de clientes y en ingresos domiciliados. De hecho, también comentó que la integración con BME «ha empezado ya a dar sus frutos», habiendo reducido la tasa de morosidad, aumentado la concesión de hipotecas y también con un fuerte alza del crédito al consumo. Todo ello, así, se ha traducido en un incremento de la actividad comercial del banco.

Aun así, todavía hay aspectos a mejorar de la integración de BMN en la operativa de Bankia. Así, todavía están lejos del objetivo de índice de satisfacción de sus clientes. En el primer semestre, este parámetro quedó en 88,2 puntos, por debajo todavía de los niveles anteriores a la fusión, cuando éste se situaba por encima de los 90.

Integración de plantilla

Sevilla ha destacado también durante la presentación de resultados que la integración de la plantilla de BMN ha sido completada ya al 87%. En consonancia, ha confirmado que el proceso finalizará antes de que acabe este año.

De los alrededor de 2.000 empleados que se acogieron al acuerdo, quedan pendientes algo menos de 300 personas por salir de la entidad, representativas del 13% del total. La entidad y los sindicatos cerraron un acuerdo de bajas voluntarias el pasado mes de febrero, con un plazo para finalizar en 2019.

«Hay regiones donde hay más gente que se quiere ir de la acordada y al revés, y tenemos que ver si conseguimos cuadrar y acoplar los intereses de todas las personas», ha explicado Sevilla.