Naomi Osaka
Naomi Osaka - Reuters
Mutua Madrid Open

Susto para Osaka en Madrid

La japonesa sufrió contra Sorribes, que la obligó a tres sets; Djokovic no pasó tantos apuros para estrenarse con triunfo ante Fritz

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A punto de los 32 años, Novak Djokovic luce madurez y calma. Las derrotas ahora son más lecciones que dramas, pero sigue teniendo la smismas ganas de ser competitivo en cualquier torneo. Ganó el Abierto de Australia y entró en un pequeño bache del que espera recuperarse en Madrid, donde firmó un buen estreno contra uno de esos tenistas que ya confirman que el futuro está cerca: Taylor Fritz.

Peleó el estadounidense cuanto pudo en un primer set que se decantó a favor del serbio en el séptimo juego. Los nervios de luchar contra el número 1 hicieron que la mano de Fritz temblara demasiado. Solo sumó un punto en ese juego, antes de sucumbir a un Djokovic férreo que no quiso verse en apuros en la segunda manga. Victoria cómoda para reencontrarse con la tierra batida y la altura de la Caja Mágica.

También Naomi Osaka cumplió con el pronóstico, aunque se encontró con una Sara Sorribes envalentonada por jugar en casa y con el público a favor que le hizo pasar apuros en un primer parcial que se decidió en el tie break.

La española, nerviosa, cedió en dos ocasiones su servicio, pero, sin nada que perder, los recuperó con coraje y buen tino, sin perder la cabeza ni dejarse llevar por una Osaka que nunca ha tenido un gran papael en la Caja Mágica, pero viene dispuesta a resarcirse. Por algo es la ganadora de los últimos dos Grand Slams (US Open 2018 y Abierto de Australia 2019).

La batalla se alargó porque la española se impulsó sobre la grada local y su myor costumbr en jugar en tierra batida para forzar un final de partido trepidante tras atrapar el segundo set.

Sin embargo, en la tercera manga, la japonesa demostró por qué está en la cima del mundo. No ofreció ninguna concesión más a Sorribes, exhauta, física y mentalmente tras un partido que se alargó hasta la dos horas y treinta y siete minutos.