Gerard Piqué, en la madrileña Caja Mágica
Gerard Piqué, en la madrileña Caja Mágica - REUTERS
Copa Davis

Apoyos a la Davis de Piqué

Los grandes jugadores aprueban la especie de Mundial de tenis que impulsa el futbolista

Actualizado:

Gerard Piqué, futbolista de profesión y hombre de negocios en sus ratos libros, lleva tiempo dejándose ver por el mundo del tenis. Sus fotos en la majestuosa O2 de Londres, al lado de José Mourinho durante la Copa de Maestros, corrieron por las redes sociales y sirvieron para hacer un par de piezas que dispararon los clics en las webs.

Había estado antes en el Godó, en Barcelona, un evento que tiene a dos pasos del Camp Nou y de su casa, acontecimiento social en la capital catalana con cientos de miradas pendientes del qué dirán. Y ha estado esta semana en la Caja Mágica, en el Mutua Madrid Open, sentado en uno de los palquitos lunes y martes.

Al margen de los silbidos de la gente, hay una noticia más relevante detrás de su presencia en el torneo y en los mencionados anteriormente: Gerard Piqué quiere crear una especie de Copa del Mundo de tenis para competir con la desfasada Copa Davis.

Meses cocinándose

La idea, según ha podido confirmar ABC, lleva meses cocinándose, con frecuentes reuniones entre Piqué y la gente del tenis. Estos días, se le vio reunido en la zona de jugadores de la Caja Mágica con Chris Kermode, presidente de la ATP, y el futbolista ha mantenido varias charlas con los pesos pesados del circuito de la raqueta, la gran mayoría dispuestos a impulsar un cambio en la Davis que llevan años reclamando.

De este modo, el boceto original de Piqué, aún con mucha tela que cortar, sería algo similar a una Copa del Mundo, algo parecido a lo que se celebró en Düsseldorf desde 1978 hasta 2012. Era un torneo entre ocho países disputado en tierra batida que se celebraba antes del verano, pero no era frecuente ver a las primeras figuras participar en él.

Piqué piensa a lo grande y quiere que el nuevo torneo, si llega a nacer, sea una referencia en el calendario. Serían, según el plan inicial 16 países (se baraja la posibilidad de 24 o 32), entre los que estaría España, y se jugaría durante una semana o diez días en la modalidad de playoff. El contrato sería a largo plazo, con una buena cifra económica para repartir en premios, pero aún no se ha definido dónde se celebraría ni si será en sede itinerante. Además, el torneo concedería puntos y, según informó un jugador a este medio, podría otorgar más que un torneo ATP 500.

Tiene, pues, todo lo que se le reclama a la Davis, que ha dejado de ser una prioridad para los tenistas y cada día importa menos. No se cobra, no hay puntos, se va de lado a lado del planeta, se cambia de superficie en plena temporada y las fechas están mal ubicadas en un calendario ya de por sí asfixiante.

Por eso, la idea de Piqué gusta a muchos de los hombres importantes del vestuario. «No he tenido confirmación oficial por parte de la ATP, pero es una idea muy buena», relata Feliciano López. «La idea es hacer algo parecido a lo que había ahí en Düsseldorf y buscar una semana para poder hacer un torneo como ese, que era fantástico», sentencia el toledano.

Novak Djokovic también se mostró por la labor: «Sí, he hablado con Piqué. Es un chico excelente al que respeto mucho. Que venga a apoyar al tenis es estupendo y solo puede aportar cosas positivas. Hemos hablado varias veces, es verdad, pero no puedo revelar nada. No hay nada oficial y el tenis es complejo, pues hay muchas asociaciones e instituciones, pero estoy encantando de que gente como Piqué gaste su tiempo en intentar que el tenis mejore».

Andy Murray, número uno del mundo, comparte la visión: «Nos hemos intentado ver con Gerard, pero aún no hemos podido. Pero sí, es una ida excitante. Si se da, será algo muy positivo, el tenis necesita un acontecimiento como ese».

Y habló Rafa Nadal, voz autorizada y a tener en cuenta. «Sería muy bonito e interesante. Diez días todos en el mismo lugar, tipo Mundial... Sería fantástico y ojalá sea así», indicó. «No conozco a Piqué, sé que es parte de un grupo que tiene este proyecto y bienvenido sea si es para mejorar. Ojalá esa idea llegue a buen término».