Triatlón

Cómo prepararse para superar un triatlón

La prueba, una de las más exigentes, requiere seguir unas pautas de entrenamiento y alimentación precisas

Actualizado:

Correr un medio maratón puede ser uno de los retos más arduos y al mismo tiempo reconfortantes que una persona con cierta afinidad por el deporte pueda afrontar. Tampoco se queda atrás el hecho de recorrer la distancia que separa Madrid de Alcalá de Hernares ida y vuelta, unos 80 kilómetros, sin descanso, subido a una bicleta. No digamos ya nadar 2 kilómetros en aguas abiertas (40 largos en una mansa piscina olímpica), expuestos a las inclemencias del tiempo o las mareas. De locos. Pues bien, si se junta todo esto y se agita, obtenemos una espinosa mezcla denominada triatlón, una de las pruebas deportivas más exigentes que existen.

Sería redundante señalar que con una buena dosis de motivación no conllevaría suficiente preparación no ya para competir en una prueba como esta, sino para lograr el hito que supone completarla. «Prepararse para un triatlón no es tarea fácil, exige seguir unas rutinas de entrenamiento duras y apoyarlas con la nutrición adecuada y, finalmente, una puesta a punto que permita hacer frente al esfuerzo del día de la prueba», explica el doctor Julián Álvarez, experto en medicina deportiva y nutrición. Además de estos dos factores (entrenamiento y alimentación), la preparación mental cobra protagonismo como elemento para afrontar un evento de estas características.

Aporta el triatleta profesional Luis Pablo Coronado varias pautas para poder superar con éxito un triatlón. La hidratación emerge como el requerimiento básico. No solo por mantener la ingesta habitual de dos litros de agua diarios, sino porque antes de la carrera debería incrementarse a fin de recargar los depósitos de líquidos del cuerpo para evitar una deshidratación que resultaría fatal para el triatleta. La parte sólida de la nutrición debería repartirse en cinco comidas diarias (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) suficientemente ricas en carbohidratos, proteínas y grasas saludables, sin olvidar un aporte suficiente de vitaminas y minerales.

Entrenamiento físico y mental

«La mejor recomendación es realizar un entrenamiento suave durante las jornadas previas a la prueba», asevera Coronado, que recomienda priorizar las sesiones más duras en las jornadas alejadas del día de la competición. El sueño, que no debe bajar de ocho horas diarias para asegurar una recuperación óptima, debe considerarse también parte fundamental de la preparación.

El afán de superación personal debe acompañar al deportista en todo momento. Sin una motivación que ayude al atleta a establecer unos objetivos realistas, a definir la estrategia para lograrlos y a mantener una actitud positiva durante los entrenamientos, resultaría imposible presentarse con ciertas garantías a una competición de este calado.

«Las pautas de hidratación y la estrategia nutricional deben individualizarse y adaptarse a las necesidades de cada persona para poder conseguir los objetivos de rendimiento al mismo tiempo que cuidamos la salud», concluye el Doctor Álvarez. Los deportistas que hayan seguido unas pautas similares podrán comprobar la eficacia de las mismas en el Triatlón Herbalife de Sierra Nevada de este fin de semana.