Atletismo

El atleta tramposo que acabó segundo el maratón de Nairobi

Un corredor saltó desde los matorrales en el último kilómetro para cruzar la meta en segunda posición y llevarse el premio

Actualizado:

El Maratón de Nairobi se ha visto envuelto en la polémica tras la descalificación del segundo clasificado, Julius Njogu, al descubrirse que solo había corrido los últimos dos kilómetros de la prueba con el objetivo de llevarse un premio en metálico.

Njogu llegó a la meta esprintando y adelantando a pocos metros de la meta a Shadrack Kiptoo. Por delante de ellos ya se había coronado como ganador Joshua Kipkorir, con un tiempo de 2h13:25. Nada más cruzar la línea de llegada, varios comisarios de la prueba se abalanzaron a Njogu para preguntarle de dónde había salido.

El corredor, que de no haber sido desenmascarado habría obtenido un premio de 6.500 dólares (unos 5.900 euros), se defendió mostrando su sudor (en realidad, agua mineral que se había echado por encima minutos antes) y las ampollas de sus pies.

Nada sirvió para convencer a Ibrahim Hussein, director del maratón keniano, que no dudó en llamar a la Policía para que se hicieran cargo de Njogu. Según explicó Hussein, otros tres atletas habían intentado la misma trampa que Njogu, saltando desde un matorral para unirse a la carrera a pocos kilómetros del final. Todos fueron cazados antes de cruzar la meta.