Sasha Waltz desmenuza los microcosmos familiares en el Teatro Central

La mítica coreógrafa alemana vuelve a Sevilla tras diez años de ausencia con «Allee der Kosmonauten»

SEVILLAActualizado:

La danza europea asocia siempre su nombre a la mítica Pina Bausch, pero a diferencia de ésta, cuyo universo en los años antes de su muerte giraba sobre el mismo imaginario, Sasha Waltz permanece en constante búsqueda, mostrándose obstinadamente imprevisible y arriesgándose al posible fracaso.

Tras diez años de ausencia vuelve Sasha Waltz, la gran figura de la post-danza-teatro, al teatro Central para presentar, «Allee der Kosmonauten», un montaje para seis bailarines, que fue estrenado en la Sophiensaele en 1996. Con ocasión de su 25 aniversario, Sasha Waltz & Guests ha reincorporado la pieza a su programa, presentándola tanto en Berlín como en gira. A Sevilla el montaje viene con la ayuda del Goethe Institut.

Previo a este montaje, Waltz ya anunciaba lo que iba a hacer con obras como «Zweiland» (2006) y «Travelogue-Twenty to Eight» (2008).

En esta nueva propuesta, la coreógrafa está acompañada por el vídeo artista americano Elliot Caplan, y para llevarla a cabo Sasha Waltz se ha sumergido, como si de una documentalista se tratase, en el corazón de un barrio popular berlinés entrevistando a sus vecinos y sacando de ellos sus tragedias y miserias, componiendo un universo humano donde nada está oculto. El espectáculo mezcla la tragedia con lo burlesco, la danza con el canto.

En palabras de Sasha Waltz, «la abstracción de la Danza como medio y el hermético cosmos del artista, pueden llevarnos a un distanciamiento de la realidad y experiencia del público. Mi propia curiosidad y el deseo de conocer las circunstancias de los otros, me llevaron a realizar una serie de entrevistas con personas que tenían una vida ajena a la mía. Esta investigación fue el punto de partida de la coreografía. No hay aquí ninguna intención de hacer teatro-danza documental. A pesar de que las imágenes de video presentan la realidad tal cual es, de hecho sustituyen cualquier escenografía, el video es el único elemento auténticamente documental».

Entre el elenco elegido para esta coreografía, uno de sus colaboradores habituales, el bailarín español, Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola, quien también ha realizado una composición para música de acordeón y en la compañía ocupa además la responsabilidad de maestro de ensayo.

Directora en Berlín

La coreógrafa Sasha Waltz, además de dirigir la a compañía Sasha Waltz & Guests, se pondrá al frente del Ballet Estatal de Berlín en 2019/20, junto al Director del Royal Ballet de Suecia, Johannes Öhman, sucediendo en el cargo al español Nacho Duato.

Estudió danza y coreografía en Ámsterdam y Nueva York. En 1993 en Berlín, fundó su propia compañía. Entre 2000 y 2005, Waltz fue nombrada co-directora artística de la Schaubühne am Lehniner Platz de Berlín.

En 2013, creó una pieza sobre «La consagración de la primavera» de Strawinsky, para el Mariinsky Ballet de San Petesburgo, bajo la dirección musical de Valery Gergiev.

Sus méritos como coreógrafa han sido reconocidos con numerosos galardones, y además, Waltz es miembro de la Academia de las Artes de Berlín. En su vigésimo aniversario, su compañía fue nombrada «Embajadora Cultural Europea» por la Unión Europea.