The Posies
The Posies

The Posies: «España es nuestra pareja perfecta»

La banda de Seattle celebra su trigésimo aniversario en diez ciudades españolas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El grupo comandado por Ken Stringfellow y Jon Auer fue una de las formaciones de power pop más populares nacidas con el amanecer de los años noventa, un proyecto neo-revivalista que sumó invasión británica y grunge en una ecuación que auguró la aparición del rock alternativo, y que hoy sigue siendo objeto de admiración para sus fans. «Muchos de los cuales son españoles», señala orgulloso Ken Stringfellow, que llega mañana a nuestro país para recorrer diez ciudades con una gira que celebra el trigésimo aniversario de The Posies.

La formación ha cambiado desde su última visita.

Sí, en 2014 ya hicimos una gira que incluía miembros de esta formación y de la etapa «Amazing Disgrace» (1996), en la que estaba Joe Skyward. Pero tristemente falleció en 2016. En parte, esa es la razón de que hayamos vuelto con la formación de «Frosting» (1993). Nunca se sabe qué te espera a la vuelta de la esquina... Ha habido dos muertes en el grupo en los últimos dos años, una muy inesperada por tratarse de alguien muy joven, Darius Minwalla, que tenía solo 38 años. Por eso, esta gira celebra no solo el pasado, sino también el estar vivos aquí y ahora, en compañía de nuestros fans.

¿Por qué tienen una relación tan estrecha con España?

Es un bonito misterio. La primera vez que vinimos fue en 1993 y con la misma formación con la que venimos ahora. El día de nuestro primer concierto en España nos dimos cuenta desde la primera nota de que sois un público..., cómo decirlo..., salvaje como un punk, pero con una energía diferente a la de los punks. La energía de los punks proviene del odio, pero la del público español viene del amor. Amor y energía salvaje, eso son los Posies, ¿no? Hacemos la pareja perfecta.

¿Qué tal han recibido los fans su último disco, «Sold States» (2016)?

A la gente le ha encantado. Teníamos algunas dudas acerca de cómo sería recibido un disco de los Posies en el que la guitarra no es el instrumento más importante y en el que la batería va acompañada de ritmos artificiales... Pero las canciones del disco, las letras, que son algo por lo que también gustamos a la gente, son muy potentes y todo han sido comentarios positivos. Ha sido una de las giras más satisfactorias de la historia del grupo, sin duda.

¿Sigue moldeando su estilo de composición? ¿O es un veterano que ya se sabe todos los trucos?

No hay trucos. Y, si los hay, prefiero no saberlos. Prefiero ser un compositor inocente durante toda mi carrera, un ingenuo que sigue escribiendo con el entusiasmo del que no conoce reglas.

¿Les benefició que la prensa los metiera en el saco del grunge en los 90?

Sí. Más que el grunge, fue la atención que recibió Seattle durante esos años. Si hubiéramos nacido en otro lugar nunca habrías oído hablar de nosotros. Tuvimos mucha, mucha suerte.

Los aniversarios se han vuelto muy importantes para los veteranos. ¿La nostalgia vende más que la novedad?

No lo sé... Ni te imaginas la de veces que me han dicho que mi música está pasada de moda, que no tiene nada que hacer contra la tendencia del momento. ¡Pero aquí seguimos!