Reconstrucción de Suskityrannus hazelae cerca de los pequeños Zuniceratops y un hadrosauromorfo Jeyawati al fondo
Reconstrucción de Suskityrannus hazelae cerca de los pequeños Zuniceratops y un hadrosauromorfo Jeyawati al fondo - VIRGINIA TECH, ANDREY ATUCHIN

Hallan un pariente diminuto del Tiranosaurio rex

La nueva especie, del tamaño de la cabeza de su gran familiar, vivió en Nuevo México hace 92 millones de años

Actualizado:

Un equipo internacional de paleontólogos ha descubierto a un nuevo pariente del temido Tiranosaurio rex. Pero a diferencia de la bestia terrorífica que se ha hecho famosa en libros y películas, esta especie de hace 92 millones de años encontrada en Nuevo México (EE.UU.) era más bien diminuta. Su cuerpo entero apenas superaba el tamaño del cráneo de su familiar gigante. Pequeña pero poco desdeñable, porque su hallazgo puede ayudar a los científicos a desentrañar los misteriosos orígenes de este grupo de dinosaurios tan presente en el imaginario colectivo.

En una de esas carambolas del destino que marcan una carrera, Sterling Nesbitt, entonces un estudiante de secundaria de 16 años, descubrió el fósil del dinosaurio cuando participaba en una expedición en un yacimiento de Nuevo México en 1998. Nesbitt es actualmente profesor del Departamento de Geociencias en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (Virginia Tech) y coautor del estudio sobre la nueva especie que este lunes publica la revista «Nature Ecology & Evolution». Doug Wolfe, que lideraba las excavaciones hace 20 años, también firma el artículo.

Durante gran parte de esas dos décadas desde que se descubrieron los fósiles (Un año antes, un geólogo llamado Robert Denton había localizado un cráneo parcial muy parecido), el equipo científico no sabía lo que tenía. Al principio, incluso pensaron que se trataba de un velociraptor. Entonces, los parientes cercanos al Tiranosaurio rex no se conocían o no se reconocían. Desde aquella, se han encontrado primos más lejanos, como Dilong paradoxus, en toda Asia.

Suskityrannus hazelae
Suskityrannus hazelae - Andrey Atuchin

El coyote tirano

Los restos resultaron pertenecer a un dinosaurio bípedo hasta ahora desconocido, bautizado como Suskityrannus hazelae («Suski» es la palabra que la tribu indígena norteamericana Zuñi utiliza para «coyote»). El animal no llegaba al metro de altura en la cadera y se acercaba a los 3 de largo. Pesaba entre 20 y 40 kilos, más o menos lo que un perro grande, cuando el peso típico de un rex adulto es de aproximadamente 9 toneladas. También era carnívoro y aunque se desconoce qué presas perseguía, probablemente cazaba animales pequeños. El dinosaurio tenía al menos 3 años de edad al morir, basándose en un análisis de su crecimiento a partir de sus huesos.

El fósil se remonta al Período Cretácico, una época en la que vivieron algunos de los dinosaurios más grandes que se hayan encontrado. «Suskityrannus nos permite echar un vistazo a la evolución de los tiranosaurios justo antes de que se apoderen del planeta», dice Nesbitt. «También pertenece a una fauna de dinosaurios que precedió a los dinosaurios icónicos en el último cretáceo, incluidos algunos de los más famosos, como Triceratops, depredadores como el Tiranosaurio rex y dinosaurios de pico de pato como Edmontosaurus».

Sterling Nesbitt, junto al fósil del nuevo dinosaurio que encontró cuando tenía 16 años
Sterling Nesbitt, junto al fósil del nuevo dinosaurio que encontró cuando tenía 16 años - Virginia Tech

Manos pequeñas

Suskityrannus tiene el cráneo y las patas mucho más delgados que sus primos grandes tiranos. Los científicos no están muy seguros de cómo eran sus brazos, por lo que no hay manera de saber si se parecían a las ridículas extremidades del T. rex. Sí se encontraron las garras parciales de sus manos, bastante pequeñas, aunque se desconoce si tenían dos o tres dedos. Los restos fósiles aparecieron cerca de otros dinosaurios, junto con restos de peces, tortugas, mamíferos, lagartos y cocodrilos.