Saltriovenator estaba probablemente cubierto con protoplumas filamentosas. La presencia de cuernos en los huesos lagrimales y nasales se deduce de su parentesco cercano con los dinosaurios que poseen esas onamentaciones craneales
Saltriovenator estaba probablemente cubierto con protoplumas filamentosas. La presencia de cuernos en los huesos lagrimales y nasales se deduce de su parentesco cercano con los dinosaurios que poseen esas onamentaciones craneales - Davide Bonadonna

El dinosaurio gigante más antiguo aparece en una cantera de los Alpes

Descubren un espécimen excepcional del Jurásico que pesaba una tonelada de hace 200 millones de años

MadridActualizado:

En el verano de 1996, un aficionado a la palentología descubrió señales de lo que parecían ser huesos fósiles. Los encontró en algunos bloques de roca en una cantera de las afueras de Saltrio, en la provincia italiana de Varese, a unos 80 kilómetros al noreste de Milán. El sorprendido aficionado advirtió del descubrimiento al Museo de Milán, que organizó una prospección en la cantera y recolectó tantas muestras de roca como fue posible. Los bloques que contenían los huesos fueron analizados y 132 elementos óseos más o menos completos salieron a la luz.

Ahora, paleontólogos italianos han descubierto que esos restos pertenecen a una nueva especie de dinosaurio, Saltriovenator zanellai, el dinosaurio depredador más grande del Jurásico inferior (pesaba una tonelada), hace 198 millones de años. Este espécimen único representa también el primer dinosaurio jurásico de Italia, pero sobre todo es el ceratosaurio más antiguo conocido en la actualidad: un descubrimiento que anticipa la aparición de los grandes dinosaurios depredadores en 25 millones de años.

El hallazgo es realmente excepcional, ya que los huesos no solo sobrevivieron a la dinamita, sino a un largo tiempo bajo las aguas. Los huesos muestran marcas de alimentación por parte de la fauna marina, lo que indica que el cadáver flotó en una cuenca marina y luego se hundió hasta el fondo. Es probable que permaneciera en el lecho marino antes de ser enterrado.

Cristiano Dal Sasso (izquierda) y Angelo Zanella (derecha) sostienen una de las extremidades del «Saltriovenator»
Cristiano Dal Sasso (izquierda) y Angelo Zanella (derecha) sostienen una de las extremidades del «Saltriovenator» - Gabriele Bindellini

Los dinosaurios carnívoros del Jurásico temprano son muy raros, y en su mayoría son pequeños. Sin embargo, Saltriovenator era grande, unos 8 metros de longitud, pero todavía no había llegado a la edad adulta, por lo que «su tamaño estimado es aún más notable, en el contexto del período Jurásico Temprano», dice la coautora del estudio Simone Maganuco. «La 'carrera armamentista' evolutiva entre dinosaurios herbívoros depredadores y gigantes, que involucran especies progresivamente más grandes, ya había comenzado hace 200 millones de años», señala.

Garras y dientes afilados

Este dinosaurio muestra también un mosaico de rasgos anatómicos ancestrales y avanzados. La evolución del ala de las aves desde la mano de sus antepasados dinosaurios todavía es muy debatida. «La mano que sujeta Saltriovenator llena un vacío clave en el árbol evolutivo terópodo: los dinosaurios depredadores perdieron progresivamente el meñique y los dedos anulares, y adquirieron la mano de tres dedos que es la precursora del ala aviar», comenta el coautor Andrea Cau. Tres de los cuatro dedos de S. zanellai tenían poderosas garras, que probablemente le sirvieron como un arma terrible.

Este dinosaurio tiene también otras características distintivas, como dientes afilados y serrados. Además, probablemente estaba cubierto con protoplumas filamentosas y tenían cuernos en el lagrimal cerca de los ojos y los huesos nasales. Sus garras y sus dientes afilados y serrados posiblemente lo habrían convertido en una criatura realmente temible.