Este ejemplar de Dickinsonia tiene 558 millones de años de antigüedad
Este ejemplar de Dickinsonia tiene 558 millones de años de antigüedad - Bobrovskiy, et al

¿Es este el animal más antiguo de la Tierra?

El hallazgo de este ejemplar de Dickinsonia se ha considerado como «el Santo Grial de la Paleontología»

Actualizado:

Hasta ahora los científicos pensaban que era un liquen. O quizá una ameba gigante. Pero la curiosa criatura de la imagen, de 558 millones de años de antigüedad, tenía una sorpresa guardada: porque se trata en efecto, de un animal. Uno que se adelanta en varios millones de años a los más antiguos que se conocían hasta ahora y que está destinado a revolucionar nuestros conocimientos sobre el origen de la vida compleja.

Se llama Dickinsonia, y en un artículo recién publcado en Science, un equipo internacional de investigadores zanja por fin el largo debate sobre la naturaleza de la extraña criatura y califica el hallazgo como «el Santo Grial de la paleontología».

Fotografía completa de Dickinsonia. Esta criatura midió casi un metro y medio
Fotografía completa de Dickinsonia. Esta criatura midió casi un metro y medio - Bobrovskiy, et al

Todo comenzó cuando Ilya Bobrovskiy, de la Universidad Nacional de Australia, descubrió un fósil de Dickinsonia excepcionalmente bien conservado cerca del Mar Blanco, en el noroeste de Rusia. La especie data del oscuro periodo llamado Ediacara, unos 20 millones de años antes de la «explosión del Cámbrico», el mágico momento en que la Naturaleza pareció volverse loca y surgieron todos los géneros de animales que han prosperado hasta la actualidad.

Pero el nuevo análisis muestra que también algunos animales complejos, y no solo plantas, hongos y bacterias, estaban ya firmemente establecidos mucho antes del Cámbrico, y Dickinsonia fue uno de ellos. No se trata, además, de un animal pequeño. El ejemplar descubierto por Bobrovskiy y sus colegas mide casi un metro y medio, y su aspecto plano se debe al proceso de fosilización. En realidad, presentaba en vida un aspecto ovalado, con una gran cantidad de finas crestas irradiando a cada lado de una línea central claramente visible.

Una especie conocida desde hace 75 años

La especie se conoce desde hace más de 75 años, y la mayor parte de los ejemplares descubiertos, bastante mal conservados, proceden de los depósitos fósiles de las colinas de Ediacara, en Australia, el lugar que dio nombre a todo el periodo

Pero Bobrovskiy localizó su ejemplar en un lugar completamente diferente: en medio de un acantilado de 100 metros de altura sobre el Mar Blanco. Y el fósil estaba tan bien conservado que aún contenía moléculas de grasa. Los investigadores lograron aislar y estudiar esas moléculas, y las identificaron de forma concluyente como colesterol, un tipo de grasa que solo poseen los animales.

Por eso, el inesperado hallazgo está destinado a reescribir una buena parte de lo que sabíamos, o creíamos saber, sobre la historia de la vida. En palabras de Jochen Brocks, coautor del estudio, «las moléculas de grasa fósil que hemos encontrado demuestran que los animales eran grandes y abundantes hace 558 millones de años, millones de años antes de lo que se pensaba. Esa grasa fósil ha confirmado a Dickinsonia como el animal más antiguo conocido, y ha resuelto un misterio que tiene décadas de antigüedad y que se consideraba como el Santo Grial de la paleontología».