Lanzamiento de un cohete V-2, inventado por los nazis y crucial en la conquista del espacio - YOUTUBE/ Vídeo: ABC

Un cohete inventado por los nazis, la primera máquina que llegó al espacio

Fue diseñado para atacar a civiles y construido por esclavos, pero se convirtió en el punto de partida de la exploración espacial. Wernher Von Braun, científico de las SS que lo desarrolló, se convirtió en héroe de Disney y de la NASA

MADRIDActualizado:

El 3 de octubre de 1942 un trueno rasgó el cielo en una base secreta de la Alemania nazi, cerca de localidad de Peenemünde. Bajo la atenta mirada de un nutrido grupo de ingenieros y científicos, un cohete A-4 («Aggregat 4»), de 12 toneladas de peso, rugió y despegó de su plataforma. El artefacto se elevó con decisión hacia las alturas, como si estuviera suspendido por una fuerza fantasmal. El furioso motor, alimentado con alcohol etílico y oxígeno líquido, le hizo viajar 190 kilómetros y elevarlo hasta los 38 kilómetros de altura.

Europa estaba luchando furiosamente en la Segunda Guerra Mundial cuando, sin que nadie lo sospechara, la carrera espacial dio su primer paso. Un 20 de junio de 1944 uno de estos cohetes A-4 atravesó la línea de Karmán, un límite situado a 100 kilómetros de altura, y llegó al espacio exterior, por primera vez en la historia. Pero su desarrollo no estaba motivado por el amor a la ciencia. En septiembre de ese mismo mes, los nazis comenzaron a lanzar cohetes A-4 cargados con explosivos sobre ciudades como Lieja, Amberes y Londres para vengarse por los bombardeos aliados sobre las ciudades alemanas. Acababa de nacer el misil balístico y el A4 se había convertido en el V-2 o «Vergeltungswaffe 2», «Arma de la venganza 2». Su destino era matar y fue construido con mano de obra esclava en campos de concentración, pero fue absolutamente crucial en el desarrollo de los cohetes espaciales. La prueba más directa es que su desarrollador, el ingeniero alemán Wernher Von Braun, fue también el «héroe» de los Estados Unidos de América que diseñó el cohete que llevó al hombre a la Luna.

Estragos causados por un misil V-2 en el barrio de Whitechapel, Londres, el 27 de marzo de 1945. El cohete mató a 134 personas
Estragos causados por un misil V-2 en el barrio de Whitechapel, Londres, el 27 de marzo de 1945. El cohete mató a 134 personas - U.S. Army

Los soviéticos también estuvieron muy interesados en el V-2. Consiguieron atraer a algunos científicos e ingenieros nazis, a través de la «Operación Osoaviakhim», y reiniciaron la producción de misiles V-2 en la factoría Mittlewerk bajo la supervisión del alemán Helmut Gottrup. Así, lograron construir una réplica del V-2, el misil R-1.

El personal de origen soviético pronto dejó a un lado las contribuciones de los alemanes. En pocos años los soviéticos comenzaron a construir misiles cada vez más sofisticados. Una de las últimas versiones de los misiles V-2 fue el R-11, que en la primera guerra del golfo adquirió fama bajo el nombre de «Scud». Así, bajo la estela de cohetes letales, el viaje espacial se convirtió en una herramienta científica que en realidad enmascaraba la tensión generada en la Guerra Fría.