SUCESOS

El supuesto conseguidor de armas para narcos de Valdelagrana, un joven «normal» que vivía con sus padres

Fue arrestado en un importante dispositivo. El coche que usaba tenía hasta tres dobles fondos para trasladar la mercancía

Actualizado:

Miércoles 6 de febrero. Valdelagrana. Primera hora de la mañana. Un importante e imponente operativo de la Guardia Civil, desplazados algunos desde Madrid, entra en esta supuesta tranquila zona residencial de El Puerto. Llegan a una de sus calles y frente al número señalado, el objetivo, salen a toda prisa los agentes armados y parapetados con todo el material. En frente, unos obreros que trabajan en la reforma de una casa miran la escena absortos. «¿Qué pasa?, ¿qué es eso?», se preguntan entre el asombro y la incredulidad.

Y lo que están viendo, en plena Valdelagrana, en una vivienda normal, es la detención del presunto miembro de una red que se dedicaba a surtir de armas a los narcos del Campo de Gibraltar. En la casa donde ha entrado la Guardia Civil vive un joven de unos 25 años, de apariencia también completamente normal, aficionado al armamento y que al parecer ha encontrado en su hobbie también una ‘profesión’. «Era el nexo de unión entre los talleros clandestinos, los proveedores de las armas, y los narcos», cuentan a este periódico fuentes de la investigación.

Una de las circunstancias que llaman la atención, además de la localización de este especial suministro de armas, es que este chico, sin antecedentes, guarda el material y las drogas que también tiene en el chalet que comparte con sus padres. «Hacía toda su vida en la parte de abajo de la casa, los padres estaban arriba». Según las pesquisas realizadas en esta operación, la función de este individuo era la de recibir las armas de los talleres clandestinos y distribuirlas entre sus ‘clientes’. En el registro de la vivienda encontraron varias armas con cañones recortados y sin número de serie. Y droga. Unos 37 kilos de hachís además de marihuana, cocaína y sustancias de corte.

Al parecer este joven entró en contacto con los narcos a partir de su relación con el taller ilegal de armas desarticulado en esta misma operación. Según apuntan las fuentes consultadas, la droga que tenía en su casa podría ser parte del pago que recibía por llevarles a domicilio los fusiles, pistolas y demás armamento que necesitaban, entre otras cosas, para proteger sus alijos de los conocidos ‘vuelcos’ (los robos de droga entre bandas). El vehículo que se le ha intervenido en su mismo domicilio, un Golf TDIblanco, tenía hasta tres dobles fondos hechos donde transportaba oculta la mercancía. Detrás de la matrícula, en la guantera y tras el apoyabrazos de una de las puertas.

Tras pasar a disposición judicial ha ingresado ya en prisión.