El capitán de navío Moreno Susanna y el captain Gagliano hacen gala de la buena relación entre españoles y estadounidenses. - Antonio Vázquez
BASE NAVAL DE ROTA

«La relación entre españoles y americanos en Rota es de ayuda mutua»

El Jefe de la 41ª Escuadrilla de Escoltas de la Armada Española y el Jefe del 60 Escuadrón de Destructores de la U.S. Navy explican en presente y el futuro de sus Fuerzas

RotaActualizado:

La 41ª Escuadrilla de Escoltas de la Armada se compone de seis fragatas (’Santa María’, ‘Victoria’, ‘Numancia’, ‘Reina Sofía’, ‘Navarra’ y ‘Canarias’) y 1.200 hombres y mujeres. Estas fragatas, las F-80, fueron construidas en España en los ‘80 y, desde entonces, han pasado aproximadamente 100 días de mar por barco y año, un tercio de su vida. Una escuadrilla que, como asegura su comandante, el capitán de navío Javier Moreno Susanna, «es parte de Rota». Como también lo es ya el 60 Escuadrón de Destructores de la USN, compuesto por el ‘USS Donald Cook’, ‘USS Ross’, ‘USS Porter’ y el ‘USS Carney’, que llegaron a la base gaditana entre 2014 y 2015. Y, con ellos, unas 800 personas con sus familias que, como asegura su comandante, el capitán de navío Joseph Gagliano (’USN Deputy Commodore Destroyer Squadron 60’ en inglés), «disfrutan de la vida en Rota». Tanto es así que esta base es la primera opción para los oficiales que salen de la Academia Naval de los Estados Unidos y las empresas españolas tienen muy buena reputación en la U.S. Navy gracias al trabajo de mantenimiento que realizan en estos barcos. En breve comenzará el relevo de los destructores y otros buques estadounidenses ocuparán su lugar. El escuadrón se mantendrá aquí, junto a la 41ª Escuadrilla, cuyas F-80 serán relevadas por las nuevas F-110. Entrevistamos al alimón a ambos comandantes.

Españoles y estadounidenses comparten base, ¿cómo es esta relación?

Capitán de navío Javier Moreno: Por parte española la presencia de los Estados Unidos en la Base Naval de Rota obedece a unos acuerdos internacionales firmados por las dos naciones y que se revisan continuamente. Es una relación basada en la amistad y la cooperación, de la cual nosotros aprendemos mucho porque, evidentemente, la tecnología norteamericana es la que es, pero creo que ellos también se benefician de navegar con nosotros. Hay entendimiento y colaboración mutuos y hay campo para los dos para aprender mucho.

Captain Joseph Gagliano: Tenemos mucho en común. Los hombres y mujeres que viven en el mar son muy especiales y es una existencia que ningún otro puede entender. A nosotros no nos importa la diferencia entre tecnología porque nuestra forma de vida es muy similar.

Ambos comandantes durante la entrevista.
Ambos comandantes durante la entrevista. - A.V.

Ambos realizan ejercicios y maniobras conjuntas.

J.M.: Siempre procuramos buscar oportunidades de colaboración en ejercicios. Está escrito, acordado y firmado por las dos naciones en las reuniones que mantenemos periódicamente. Además captain Gagliano y yo nos reunimos hace poco para ver las actividades de las dos escuadrillas e intentar ampliar las colaboraciones. Nos hacemos invitaciones mutuas. Así conseguimos mejorar, aprender y ahorrar esfuerzos. Si una colaboración la puede hacer un barco americano, ahorramos la salida de uno español y al revés. Ese es el objetivo. Hay trabajo, esfuerzo y muy buena relación personal. Creo que iremos mejorando en ese sentido.

Los españoles hemos aprendido la doctrina OTAN, con lo cual ahora es muy fácil operar en la mar de forma conjunta.

J.G.: Hay una o dos oportunidades en los meses próximos pero se pueden buscar más porque hacemos un mismo trabajo, estamos en la mar, realizamos operaciones, mantenimiento...

«La habitabilidad de las F-80 se ha mejorado pero hay que hacerlo aún más», capitán de navío Moreno Susanna

Cuando entraron en servicio las fragatas que componen la 41ª Escuadrilla de Escoltas, en los ‘80, su foco principal era la guerra antisubmarina. ¿Cómo ha sido la evolución?

J.M.: La principal virtud del marino es la flexibilidad, siempre nos adaptamos. Estos barcos son un diseño norteamericano de finales de los 70-80 y se construyeron con finalidad antisubmarina. Pasan los años y a finales de los ‘80 cae el muro de Berlín, el mundo cambia y entonces hay que readaptarse. Pasamos de escenarios Atlánticos a movernos en aguas poco profundas, de litoral, costeros y aparecen nuevos riesgos: la piratería, la emigración ilegal, conflictos regionales, crisis, etc... y el barco se adapta. Es un cambio importante, significativo, que ha venido desarrollándose en la Armada desde los 2.000 hasta ahora.

Producto de ello es la participación de estos barcos de la 41ª Escuadrilla en todos los conflictos que ha habido en los últimos 40 años. Empezamos en Kuwait, en la primera Guerra del Golfo, luego viene la guerra contra el terrorismo, identificación del tráfico marítimo, guerra contra la piratería y en los últimos años la operación ‘Sophia’, donde puedo decir con orgullo que estos barcos han salvado cerca de 14.000 vidas entre 2015 y 2018. Esas personas viven hoy gracias al trabajo y al esfuerzo de las dotaciones de la 41ª Escuadrilla. Yo desde luego, como su jefe, estoy muy orgulloso.

El capitán de navío Moreno Susanna y el captain Gagliano en el puente de mando de la fragata 'Numancia'.
El capitán de navío Moreno Susanna y el captain Gagliano en el puente de mando de la fragata 'Numancia'. - A.V.

Participan en la operación ‘Sophia’, en ‘Atalanta’ o en las Agrupaciones Navales Permanentes de la OTAN. ¿Este ritmo es muy exigente para las F-80 y sus dotaciones?

Es exigente pero nadie entra en la Armada para descansar. Los jóvenes que vienen lo hacen buscando una vida diferente a lo que hay en tierra, les atrae la aventura, navegar, conocer países y culturas, pero con el orgullo de decir que son marinos españoles. Por supuesto la vida a bordo es dura. El trabajo en la mar son 24 horas sin interrupción, con pequeños periodos de descanso y esparcimiento. Pero el ambiente a bordo es extraordinario porque las dotaciones son alegres, la alegría del pueblo de Cádiz está en ellas. El trabajo es duro, cansado, pero muy reconfortante, porque al final tenemos la satisfacción del deber cumplido. Lo que se agradece de verdad es el reconocimiento de los españoles tras hacer una buena labor y nos gusta que se vea reflejada en los medios de comunicación. Eso reconforta a las dotaciones y sobre todo a los familiares tras muchos meses separados.

Estas fragatas tienen sus limitaciones en cuanto a habitabilidad, ¿no es así?

J.M.: Hace unos meses estuvo aquí el Secretario de Defensa, viendo la habitabilidad y estuvo de acuerdo en la necesidad de invertir en ella. Estos barcos tienen 30 años, eso no se puede evitar.

En los 2.000 hubo una mejora de la habitabilidad, pero hay que intentar mejorarla más. Los comandantes y los segundos comandantes trabajan en ello, pero el espacio es el que hay.

«Los estadounidenses destinados enRota vivimos muy bien», captain Joseph Gagliano

Las F-80 serán sustituidas por las F-110 cuya primera unidad está previsto que se entregue en 2025. ¿Realizarán mejoras hasta entonces?

J.M.: Por supuesto, aunque la tecnología es, repito, de los ‘80. Contamos con el factor humano y también con el de la plataforma, que es buena. Además, el mantenimiento es continuo. Por supuesto vamos a continuar cumpliendo nuestros compromisos a nivel nacional e internacional y seguiremos trabajando por la defensa, seguridad y libertad de los españoles y nuestros aliados hasta que sean relevadas por las F-110.

Hay seis F-80 pero las F-110 serán sólo cinco, ¿suficientes?

J.M.: Los marinos nos adaptamos. Si usted me pregunta, prefiero seis, pero entendemos que el escenario económico es el que es. Evidentemente, con cinco fragatas con mejor tecnología podremos cumplir con los compromisos que tienen estas seis con tecnología más anticuada.

El jefe de la 41ª Escuadrilla y su homólogo norteamericano junto al capitán de fragata Isidro Carrara, comandante de la 'Numancia', sobre la cubierta de este buque. Al fondo, los destructores estadounidenses.
El jefe de la 41ª Escuadrilla y su homólogo norteamericano junto al capitán de fragata Isidro Carrara, comandante de la 'Numancia', sobre la cubierta de este buque. Al fondo, los destructores estadounidenses. - A.V.

El 60 Escuadrón de Destructores de la U.S. Navy lo forman cuatro buques cuya base es Rota y que, además, conforman el escudo antimisiles de Estados Unidos. ¿Qué importancia tiene este recinto militar para los intereses estratégicos de su país?

J.G.: Es importante que los barcos estén aquí por dos cuestiones. Por un lado, las relaciones entre España y la OTAN. El que estos buques estén aquí es por razones de seguridad de los dos. Y, por otro lado, nosotros podemos hacer con estos barcos más aquí que en Estados Unidos. Si los barcos están allí sólo podemos operar el 20% del tiempo, mientras que el otro 80% tienen que estar en Estados Unidos para adiestramiento, mantenimiento, etc... Teniendo los destructores aquí podemos operar el 50% del tiempo con ellos en OTAN y el otro 50% estar en la base.

¿Cuál es la relevancia del escudo antimisiles para la defensa de EEUU?

J.G.: Es muy importante entender que los destructores proporcionan defensa antimisil a Europa. Tenemos otros sistemas en los Estados Unidos para la defensa de nuestro país, pero para estos cuatro buques, nuestra primera misión es contribuir a la defensa de Europa. En nuestros intereses estratégicos, la seguridad en el ámbito de la OTAN es es una parte importante de la seguridad de los EE.UU. Pero también realizamos otras misiones con ellos: seguridad, trabajar con nuestros aliados, ejercicios... Nuestro objetivo es estar preparados para la defensa internacional 24 horas al día.

Gorras de los oficiales españoles y el norteamericano.
Gorras de los oficiales españoles y el norteamericano. - A.V.

¿Cómo ven los norteamericanos a las Fuerzas Armadas españolas en Cádiz?

J.G.: Tenemos la misma misión y somos amigos. Además, los militares nos entendemos muy bien porque tenemos trabajos que no están en la misma localización que nuestras familias.

J.M.: La relación es magnífica, de ayuda mutua. Como dice el ‘captain’ la vida en la mar te forma, es muy fácil entendernos. Tenemos los mismos problemas, inquietudes, deseos, ambos desplegamos lejos de nuestras familias y eso une mucho.

¿Qué tal viven los estadounidenses destinados aquí?

Muy bien. El clima es magnífico y la gente de Cádiz es muy simpática y hospitalaria con los americanos, siempre quieren ayudarnos.