Navantia prevé sanear sus cuentas en los ejercicios 2019-2020.
Navantia prevé sanear sus cuentas en los ejercicios 2019-2020. - A. V.
INDUSTRIA

Navantia recorta sus pérdidas en 2018 y prevé la mejora definitiva en 2019

CÁDIZActualizado:

Navantia ha recortado sus pérdidas en el ejercicio económico de 2018 y confía en que el resultado de 2019 sea el del equilibrio después de una década en números rojos. Las cuentas aún no se han presentado de manera oficial, aunque ha trascendido a nivel sindical que el volumen de pérdidas podría rondar los 290 millones, frente a los 389 del ejercicio de 2017, una cifra récord.

Las expectativas de la compañía tras la firma el pasado diciembre de su plan estratégico son óptimas en cuanto a carga de trabajo se refiere. De hecho, el pasado año Navantia firmó el contrato de las cinco corbetas saudíes, se dio el visto bueno a la nuevas fragatas F-110 de la Armada Española y se ha impulsado el proyecto del submarino S-80. Además, sigue la construcción por transferencia tecnológica de un buque anfibio para Turquía, similar al 'Juan Carlos I', amén de los dos buques logísticos que construye en Ferrol para la Marina de Australia. A ello hay que sumar los proyectos eólicos que se reparten los astilleros de Fene y Puerto Real.

La compañía espera la redacción de unos nuevos Presupuestos Generales del Estado donde se prevé la posible financiación del sexto BAM y la de dos buques de transporte militar para el Ejército de Tierra.

De momento, el cierre de las cuentas del ejercicio anterior son un enigma. La Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), organismo al que pertenece Navantia, aún no ha presentado los resultados del ejercicio de 2018.

Navantia registró en 2017 las mayores pérdidas de su historia con 389 millones. Las pérdidas de los astilleros públicos han ido a más . Navantia perdió 78, millones de euros en 2012 y recortó hasta los 57,7 millones en 2013 y los 29 millones en 2014, sin embargo, los efectos de la crisis y la inactividad le pasaron factura en 2015 con un déficit de 160 millones de euros, que se disparó en el ejercicio de 2016 con 303 millones de euros en pérdidas. Esta es la trayectoria de una empresa que puede levantar cabeza, según sus propios gestores, gracias al plan estratégico