Las religiosas, en el convento de Medina.
Las religiosas, en el convento de Medina. - LA VOZ
SUCESOS

«Mucha gente nos está trayendo lo que puede para ayudarnos»

Las monjas de clausura de Medina siguen asustadas después de que unos ladrones entraran en su convento para llevarse los 10.000 euros que guardaban como ahorros

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«No estamos pidiendo nada. Es la gente la que desde que se ha enterado de lo que nos ha pasado está ofreciéndonos su ayuda. Cada uno nos da lo que puede». Las monjas de clausura del convento de San Cristóbal y Santa Rita de Medina Sidonia siguen «asustadas» después de que unos ladrones entraran en su «casa» el pasado domingo y les quitaran los 10.000 euros que estas religiosas guardaban para poder afrontar los gastos que tienen.

Sin embargo cuentan que el cariño que están recibiendo de «mucha gente humilde» de la localidad les está «fortaleciendo». «Nos están trayendo fruta, huevos, azúcar, leche, también hay quien nos da 20 euros, 30... lo que se puede...». Y es que, según cuentan, se han quedado «sin nada». El dinero que les han robado eran los ahorros de varios meses con los que las religiosas pagaban todos sus gastos y facturas, tanto para elaborar los dulces (materias primas, proveedores...) como el mantenimiento del convento, «muy costoso». Además de alguna deuda que tenían pendiente.

«Nosotras no tenemos ni huerto, vivimos exclusivamente de nuestro trabajo que es hacer dulces y venderlos». Y ese dinero que habían recaudado, gracias en gran parte a la campaña de Navidad, ahora se ha esfumado.

En el convento conviven ocho agustinas. Solo tres de ellas, las más mayores, reciben una pensión mínima que comparten además entre todas. «Tendremos que recuperarnos de esto para volver a empezar, ¡qué le vamos a hacer!». Ya estuvo a punto de pasarles otra vez hace algún tiempo pero en aquella ocasión sorprendieron a los dos ladrones cuando estaban intentando romper el torno para acceder por el despacho donde ellas atienden. «Les sorprendimos y se fueron corriendo». Sin embargo, esta vez estaban en misa y, aunque escucharon unos ruidos, no sospecharon que podría tratarse de algo así.

La investigación continúa a fin de dar con quien materializó ese robo y otros que, según apuntan los vecinos, también se produjeron el mismo domingo en el municipio.