Una de las monjas de clausura en el convento de Medina.
Una de las monjas de clausura en el convento de Medina. - LA VOZ
SUCESOS

«Eran todos nuestros ahorros. Nos han dejado sin nada»

Unos ladrones entran a robar en un convento de clausura de Medina Sidonia y se llevan 10.000 euros de botín

Actualizado:

Con mucha calma después de lo que les ha pasado pero también con bastante preocupación. Así hablan las monjas de clausura que el pasado domingo fueron víctimas de un ladrón o de varios ladrones que entraron a su convento, el de San Cristóbal y Santa Rita de Medina Sidonia, conocido como 'el de abajo', para llevarse todo el dinero que tenían ahorrado. Más de 10.000 euros.

«Eran las diez de la mañana más o menos. Estábamos en misa. Habíamos cerrado como siempre el despacho donde vendemos los dulces y la parte que da a la clausura», cuenta a LA VOZ una de ellas. «Oímos unos ruidos pero no le dimos importancia». Acabó la misa y una de las hermanas se dirigió a este despacho. «Vio que la puerta estaba como serrada. Se asustó y vino a buscarnos a todas», recuerda.

Pasó un poco de tiempo y un feligrés se acercó a comprarles dulces. «Cuando fuímos a darle la vuelta, a buscar el dinero en el cofre donde lo guardamos, no dimos cuenta que ya no había nada». De ahí robaron unos 200 euros. Pero les habían quitado mucho más.

La madre superiora fue hacia arriba donde se encuentran las estancias de las religiosas y allí descubrió la peor parte. Les habían robado también el dinero que guardaban de sus ahorros: 10.000 euros. «Era un cantidad que teníamos para nuestro gastos propios y los de la comunidad y el convento que cuesta mantenerlo mucho», explica esta religiosa. «Nosotras, por nuestra clausura, no podemos estar entrando y saliendo a bancos y cada día hay que ir pagando muchas cosas».

«Ahora no tienen ni para comer», cuenta el director espiritual. «Hay vecinos que se han enterado y están empezando a ayudarles». La monja con la que hablamos nos lo confirma. «La gente del pueblo nos está trayendo comida. No sabemos lo que vamos a hacer... ese era el dinero que habíamos ganado en la campaña de Navidad que nos había ido muy bien vendiendo nuestros dulces y de otros meses anteriores... ahora... no tenemos nada».

Las religiosas confían en que pronto la Guardia Civil, que ya se encuentra investigando el robo, dé con quien cogió ese dinero que no era suyo. «Si quien se lo ha llevado no puede devolverlo todo, que al menos nos dé una parte para que nosotras podamos ir tirando hasta que ahorremos otra vez».

Una de las puertas forzadas.
Una de las puertas forzadas.