Es noticia:
Cádiz Provincia
Xabier Rey Urmeneta. - LA VOZ
SUCESOS

Un etarra aparece muerto en su celda de la cárcel de Puerto III

El cuerpo de Xabier Rey Urmeneta, quien cumplía condena en la prisión gaditana por pertenecer al comando Nafarroa, ha sido encontrado con varios cortes en el brazo por lo que se apunta al suicidio

Actualizado:

El etarra Xabier Rey Urmeneta ha sido encontrado este martes muerto en la celda que ocupaba en la prisión de Puerto III. Según ha podido saber este periódico, el hallazgo se ha producido en torno a las cuatro y media de la tarde en el módulo uno cuando tras el descanso uno de los funcionarios han encontrado su cuerpo tendido en el suelo del calabozo que ocupaba con varios cortes en el brazo. Todo apunta por tanto que se ha tratado de un suicidio.

Tras el hallazgo los funcionarios de ese módulo han dado aviso a los servicios médicos que solo han podido confirmar su fallecimiento. Presentaba cortes en el brazo hechos probablemente con una cuchilla. Urmeneta estaba en una celda individual según indica el protocolo de este tipo de presos. Tras dar aviso al juzgado de guardia se ha levantado su cadáver y se ha avisado a su familia.

Natural de Irún, Xabier Rey Urmeneta, de 38 años, fue detenido en octubre de 2008 en una vivienda de la calle San Nicolás de Pamplona en el transcurso de una importante operación policial que dirigió el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska. Se le arrestó junto a tres personas más acusados todos de formar parte del nuevo 'comando Nafarroa'. Según informó el ministro de Interior de entonces, Alfredo Pérez Rubalcaba, estaban a a punto de actuar en una campaña de atentados en toda la comunidad foral. Fue condenado en 2011 a 26 años de prisión por pertenencia a ETA, depósito de armas de guerra y tenencia de explosivos.

Aunque oficialmente no se precisó la cantidad exacta de explosivos que se encontraron en los registros efectuados en aquel importante operativo, algunas fuentes cifraron entre 50 y 100 kilos el material intervenido. Los productos que tenía el presunto comando -el polvo de aluminio, el nitrato amónico y el nitrometano- eran utilizados habitualmente por ETA para la confección del amonital. Los agentes se incautaron también de abundante material informático y documentos. Además había información sobre posibles objetivos de atentados.

Urmeneta llevaba bastante tiempo en la cárcel gaditana. Hace aproximadamente un año había cambiado de módulo. Pasó del cinco al uno donde se encontraba actualmente. Era un recluso que a pesar de estar apartado en un área más restrictiva, en los momentos de zonas comunes, era «bastante participativo» en las actividades deportivas con otros presos. Como el resto de reclusos etarras, no era un preso especialmente conflictivo.

Tras conocer la noticia, la plataforma Etxerat ha denunciado que el preso de ETA haya fallecido «en una prisión que se encuentra a 1.050 kilómetros de Euskal Herria», y ha añadido que permanecer en primer grado «perjudica las condiciones de vida de los presos vascos». La asociación de apoyo a los reclusos ha aprovechado para reclamar el fin de la dispersión «y el resto de las crueles medidas de excepción que se mantienen contra los presos vascos».

El suceso ha causado bastante sorpresa ya que no se recuerda la muerte reciente de un preso etarra en ninguna de las cuatro cárceles gaditanas.