SUCESOS

Desarticulada una red que distribuía grandes cantidades de marihuana desde la Sierra de Cádiz

La operación denominada 'Guanaco', ha permitido la detención de los ocho integrantes de esta organización criminal y la incautación de 60 kilos de cogollos de marihuana, ya secos y listos para su comercialización

Actualizado:

a Guardia Civil de Cádiz, en el marco de la denominada operación 'Guanaco' ha desarticulado una organización criminal dedicada a la distribución de grandes cantidades de marihuana. Como consecuencia de esta operación de la Guardia Civil, han sido detenidas y puestas a disposición judicial los 8 integrantes de la organización y aprehendidos 60 kilos de cogollos de marihuana, ya secos y listos para su comercialización, así como 13.600 euros en efectivo, un turismo y un revólver del calibre 357 magnum municionado y listo para ser utilizado. Los detenidos comercializaban la droga principalmente en Cataluña y el Levante.

La operación se inició al tener conocimiento los guardias civiles del Equipo de Policía Judicial de Arcos de la Frontera, de la existencia de un grupo que podría estar alquilando numerosas viviendas para montar plantaciones de marihuana del tipo indoor, en la zona de la sierra de Cádiz.

Las investigaciones de la Guardia Civil, desveló que los tres principales cabecillas de este grupo, no sólo alquilarían viviendas rurales aisladas para montar sus plantaciones, sino que además se dedicaban a comprar las cosechas de numerosos cultivadores de esta droga por toda la provincia, llegando a ampliar sus compras a la provincia de Sevilla, acumulando grandes cantidades de esta sustancia y posteriormente prepararla, empaquetarla y trasportarla hasta vendedores de fuera de la Comunidad Autónoma.

Una vez reunidos los indicios suficientes y definida la participación de cada uno de sus integrantes, los guardias civiles comprobaron que al frente de las viviendas que alquilaban, ponían a jóvenes cultivadores, la mayoría en situación de desempleo o precariedad económica, para que se responsabilizaran de la cosecha, encargándose los tres principales miembros de la organización de las compras de marihuana, su preparación y distribución por Cataluña y el Levante, mediante el uso de vehículos en régimen de alquiler.

Tal era la actividad que desarrollaban, que llegaban a realizar hasta 12.000 kilómetros en menos de un mes, utilizando varios vehículos de alquiler en sus desplazamientos como medida de seguridad.

Tras realizar varias aprehensiones de esta sustancia, cuando era trasladada en turismos, se solicitó de la autoridad judicial el correspondiente mandamiento de entrada y registro para los tres domicilios que esta organización utilizaba, siendo significativo que en uno de ellos estaban intentando deshacerse de las plantas, quemándolas en la chimenea, encontrando los guardias civiles durante el registro de la vivienda un revólver del calibre 357 magnum municionado y listo para ser utilizado, además de una caja de munición para el arma, más de 13600 euros en efectivo, una plantación prácticamente lista para su recolección con 460 plantas y 60 kilogramos de cogollos de marihuana secos y listos para su venta.

Por todo ello se procedió a la detención de los 8 integrantes de esta organización como presuntos autores de un delito contra la salud pública, otro de tenencia ilícita de armas y otro de pertenencia a organización criminal, siendo puestos a disposición del Titular del Juzgado de Instrucción nº 2 de los de Arcos de la Frontera, decretándose el ingreso en prisión para los tres cabecillas y la libertad con cargos para los otros cinco detenidos, con la obligación de comparecer en el juzgado cada quince días.