Denuncia que le prohíben la entrada en Asuntos Sociales en Cádiz

Matilde Domínguez, la mujer que en enero explicó que su sobrina fallecida no había recibido ninguna ayuda, no puede acudir a las dependencias municipales

CádizActualizado:

En el Pleno del Ayuntamiento de Cádiz del pasado mes de enero, celebrado el día 27, Matilde Domínguez acudió a denunciar el caso de su sobrina. «Voy a hablar. Se lo debo a mi sobrina que la enterré ayer», intervenía la gaditana entonces. Ante lo que el alcalde de la ciudad, José María González ‘Kichi’, apelaba al reglamento para que la ciudadana no interrumpiera el turno de intervenciones. No obstante, la mujer no quiso abandonar el Pleno sin explicar públicamente su historia. El alcalde de Cádiz amenazó con irse y llegó el momento de mayor tensión. La gaditana comenzó a gritar que su sobrina fallecida no había recibido ayuda alguna y que ni se le había pagado una vivienda. La crispación de la mujer provocó que tuviera que ser atendida en el salón de Plenos de un desvanecimiento.

Ahora Matilde ha recibido un escrito, con fecha del día de ayer, 9 de marzo, por el que se le notifica que no puede acudir a Asuntos Sociales. «La Dirección de esta Delegación de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Cádiz ha recibido varias comunicaciones de los profesionales Administrativos yTécnicos de suCentro de Servicios Sociales Comunitarios, de la Tenencia de la Alcaldía y de la Jefatura de Programas, que ponen de manifiesto diversos incidentes que usted ha protagonizado y que alteran gravemente la prestación del servicio», afirma el escrito.Para continuar, «su actitud ofensiva no sólo impide la gestión de la intervención social requerida, sino que perturba la prestación de Servicio público para otras personas usuarias y afecta a las adecuadas condiciones de trabajo que esta Entidad local debe garantizar a sus trabajadores».

Por ello, le dicen a Matilde que «su reiterada actitud de falta de consideración y respeto hacia los empleados municipales, por manifestaciones gestuales y verbales de tono amenazante y el menosprecio en el cumplimiento de sus obligaciones obligan a esta Dirección a tomar medidas dirigidas a asegurar una adecuada relación profesional con la prestación del Servicio Público».

Así pues, las medidas tomadas contra Matilde son que, por un lado, deberá formular exclusivamente sus peticiones por escrito, «absteniéndose de entrevistarse con los profesionales de esta Administración que desarrollan la intervención social, salvo que sea requerida para ello y en presencia del Servicio de Seguridad que a tal efecto sea designado». Además, le advierten de que, «en caso de reincidencia o reiteración», en esa actitud que el Ayuntamiento considera ofensiva, se procederá «a la suspensión temporal o definitiva de cualquier tipo de prestación social cuya tramitación compete a la Administración municipal».