INMIGRACIÓN

AUGC lamenta falta de coordinación con los inmigrantes marroquíes que llegan a la provincia

«Los problemas están llegando con los inmigrantes marroquíes» ya que se entiende que la devolución «debe ser inmediata»

CÁDIZActualizado:

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha lamentado la falta de coordinación con respecto al protocolo de actuación referente a la llegada de inmigrantes marroquíes a las costas de la provincia de Cádiz.

En un comunicado, la AUGC ha explicado que, si en el caso de los inmigrantes subsaharianos «el protocolo está claro» y se deben trasladar al Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de San Roque, «los problemas están llegando con los inmigrantes marroquíes» ya que se entiende que la devolución «debe ser inmediata», pero ven «nuevamente cómo las instalaciones donde los guardias civiles están desempeñando esta labor no es la más idónea».

En este sentido, ha criticado que los guardias civiles «deben permanecer en la explanada del puerto de Barbate sin una mínima sombra donde protegerse durante las ocho horas de custodia de los inmigrantes que están internados en los módulos de forma temporal con los aseos totalmente inutilizados según Cruz Roja».

Asimismo, la asociación de guardias civiles ha censurado que en los calabozos del acuartelamiento de Chiclana «se encuentran hacinados más de 40 marroquíes, con lo que esto supone para la seguridad de los gentes que allí están prestando su servicio ya que son unas instalaciones que no están acondicionadas para este tipo de eventualidades, y por supuesto para las personas que allí habitan en caso de que se produjese cualquier altercado».

Continuando esa línea, la AUGC ha subrayado que es «palpable» la falta de coordinación, «ya que las patrullas disponibles de la Guardia Civil en la zona de Bárbate, Chiclana y Tarifa se deben centralizar en la labor de control de los inmigrantes, dejando de lado la seguridad ciudadana en dichas poblaciones, todo ello por la falta de recursos humanos en la Guardia Civil de la provincia de Cádiz».

Esta falta de coordinación hace que nuestros compañeros en ocasiones deban estar dando bandazos de un lado a otro hasta que les aclaren a donde deben llevar a los inmigrantes para que la Policía Nacional se pueda hacer cargo de ellos e iniciar su proceso de expulsión», ha abundado.

Por todo ello, el colectivo asociado ha pedido que se instaure «la figura del mando único», que pueda coordinar «la gestión de los recursos necesarios, que se deben utilizar ante una nueva avalancha como la que ha tenido lugar este pasado sábado», así como que «indique claramente cuál es el protocolo que se tiene que llevar a cabo, para evitar situaciones como que guardias civiles estén de un lado a otro sin saber a donde tienen que llevar a los menores inmigrantes no acompañados (MENA) o teniendo a los conductores de autobuses sin saber a qué comisaría de policía se deben trasladar con los inmigrantes».

De igual modo, la AUGC ha reclamado el aumento de unos 500 agentes uniformados para la provincia de Cádiz y unos 200 para los equipos de investigación «para poder hacer frente al drama de la inmigración y lucha contra el narcotráfico, sin que los servicios de seguridad ciudadana se vean mermados cuando nos encontremos con situaciones como las de este pasado sábado o este verano».