SALUD

El polen de las gramíneas y el olivo sacude a los alérgicos gaditanos

El buen tiempo y la floración intensa de la primavera provoca un incremento de las consultas para mitigar rinitis y molestias respiratorias

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lagrimeo, picor de garganta, moqueo constante, estornudos... son síntomas que se pueden confundir con los de un catarro pero, si duran más de dos semanas y con los niveles de polen de olivo y gramíneas disparados, es probable que se trate de una alergia y será necesario visitar al especialista. Las farmacias gaditanas ya han notado una subida de ventas de antihistamínicos y las consultas a médicos y centros de salud se han incrementado por esta patología.

«La alergia más frecuente es la alergia al polen, que la sufre entre un 15% y un 20% de la población. De ellos, entre un 5% y un 10% no siguen ningún tratamiento, el 30% toma algún antihistamínico y el resto un tratamiento más complicados o vacunas», indican desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología (Seaic).

La llegada del buen tiempo y de la primavera supone el comienzo de una mala época para los alérgicos que deben enfrentarse a la floración de muchas especias vegetales. Sin embargo, «las alergias no llegan con la precisión del calendario. Son patologías que están ligadas a fenómenos como la temperatura y las precipitaciones», explica el alergólogo Francisco Moreno, de la clínica Lobatón de Cádiz. La alta pluviosidad de marzo y abril sumada a la llegada de los primeros días de calor, ha provocado un incremento de la intensidad de la polinización.

El doctor Francisco Moreno.
El doctor Francisco Moreno.

Hace unas tres semanas, Cádiz atravesó un pico importante en el recuento de polen porque que coincidió el periodo de floración con viento de levante que transportó polen importado de la zona este de Sevilla y Antequera. El doctor Moreno indica que la primera oleada de polen suele pillar al paciente desprevenido: sin el antihistamínicos en casa, sin el informe del especialista localizado o sin haber arrancado con el tratamiento de protección. «El paciente veterano es capaz de saber cuando las molestias son de origen polínico pero hay enfermos que creen que están atravesando un proceso catarral y es posible que empiecen un tratamiento erróneo con ibuprofeno y antibióticos que empeoran más la situación», advierte el especialista que insiste en la importancia de recibir un tratamiento personalizado y proporcional a la severidad de síntomas que tenga el paciente.

No bajar la guardia

Afortunadamente se ha cortado la producción de polen y tenemos un momento de calma. Sin embargo, no conviene confiarse y creer que la fase crítica ya ha pasado: «Tiene que llegar una oleada de polen aún más contundente y hay que insistir al paciente porque aunque ahora no tenga síntomas tiene que estar premedicado para que cuando cambie el tiempo esté protegido».

Este año se ha caracterizado porque se ha retrasado mucho la presencia de polen de plátano de sombra y ciprés, aunque son especies que no tienen excesivo peso en la provincia de Cádiz que registra más alérgicos al polen del olivo, las gramíneas y los ácaros. Dentro de poco aparecerá el polen de la salsola, unas planta de zonas áridas que se da también en las marismas y que se identifica con la maleza rodante de las películas del Oeste.

Como recomendaciones generales conviene saber que las alergias no se curan aunque los antihistamínicos pueden aliviar síntomas. Para mejorar la calidad de vida de los pacientes se aconseja conocer el polen responsable de la alergia y saber la época aproximada de polinización. Evitar salidas al aire libre los días de máxima polinización o días de mucho viento. Proteger los ojos del contacto directo con el aire usando gafas y evitar viajar con las ventanillas abiertas. Además, es fundamental consultar con el alergólogo para recibir un tratamiento personalizado porque las recomendaciones varían según el caso.

Síntomas:

Tratamiento:

Consejos: