Garrigues Walker durante la conferencia. - Antonio Vázquez
LA MIRADA ECONÓMICA

«La culpa del populismo la tenemos los no populistas»

El jurista Antonio Garrigues Walker ha participado en el Parador de Cádiz en el ciclo 'La Mirada Económica', organizado por ABC y LA VOZ

CádizActualizado:

«Imprescindible para conocer de donde viene y hacia donde va España», así ha definido el director de LA VOZ, Ignacio Moreno Bustamante, al jurista, ensayista, dramaturgo y filántropo, Antonio Garrigues Walker, protagonista este miércoles de 'La Mirada Económica'.

Un ciclo de conferencias organizado por el periódico gaditano y ABC con el que «tratamos de afianzar nuestro compromiso con la provincia», ha señalado Moreno Bustamante, con el que «tratamos de aportarles a ustedes, responsables políticos, empresarios, directivos, una visión algo más completa de lo que somos y de lo que podemos llegar a ser» y que cuenta con el patrocinio de Alesur, Airtificial, Azvi, Bayport, Caja Rural del Sur, Eurinse, Heineken, Hidralia, Puerto de la Bahía de Cádiz y Viesgo.

Pasadas las 10.00 horas en el Parador de Cádiz ha comenzado Antonio Garrigues Walker su conferencia, titulada igual que su último libro, que los asistentes han podido adquirir allí mismo, 'Manual para vivir en la era de la incertidumbre'. «Sin la sociedad no hay calidad democrática, por eso, este tipo de encuentros hay que multiplicarlos», ha señalado Garrigues Walker. Al tiempo que ha explicado que «estamos viviendo una época fascinante desde el punto de vista empresarial pero también inquietante respecto a la convivencia».

Razones para el malestar social

Respecto a la situación actual de España, el jurista, nacido en 1934, ha afirmado que «tenemos que ser profundamente cautos y positivos». «Todo el mundo occidental está ocupado por el populismo y el nacionalismo. Trump es un populista, el Brexit tiene su origen en el populismo, en Alemania asciende la derecha extrema. No hay un país sano. Comparado con el resto del mundo occidental España está, sin duda, en mejor posición», ha desarrollado.

Y es que, según Garrigues Walker, «la culpa del populismo la tenemos los no populistas. Los populistas están haciendo lo que tienen que hacer, cuando se produce un vacío de ofertas políticas sensatas, lo llenan. Lo que no hemos hecho los no populistas es crear una opción política y social y tenemos la obligación de hacerlo», ha explicado. Asimismo, ha advertido, «a los populistas les enriquece y fortalece el insulto».

Las razones para el malestar social son, en opinión del jurista, la desigualdad económica y el tema migratorio. «Trump gana las elecciones en Estados Unidos porque la mayoría de la clase media americana está ganando menos de lo que ganaba hace 10 años. Además, América es el país más desigual del mundo y eso está generando un malestar general en todos los sentidos», ha dicho respecto al país norteamericano. Y ha puntualizado que espera que en las próximas elecciones estadounidenses de 2020 «Trump desaparezca de la vida política».

El fenómeno del Papa Francisco

Según Garrigues Walker la desigualdad económica en la población se puede corregir, como han demostrado los países nórdicos y es un tema que «habrá que afrontar con urgencia» porque «no se puede soportar un proceso de concentración de riqueza cada vez en menos manos».

Así las cosas, los españoles tenemos que ser optimistas, ya que, «España está creciendo económicamente más que la mayoría de los países europeos, la seguridad en las calles y ciudades se mantiene y la convivencia social no está rota». «Estamos viviendo además una Europa debilitada» porque el eje franco-alemán no está en su mejor momento. Por eso, «sería un buen momento para que España tuviera más audacia en política exterior y más papel en Europa, creo que nos lo merecemos».

Durante su conferencia, Garrigues Walker ha puesto de relieve lo que ha denominado como «el fenómeno del Papa Francisco», que «le da a la misión política un papel decisivo, le gusta participar en todos los jaleos que se arman y lo hace con mucha eficacia».

«Hay momentos en la historia en los que se requiere que emane la grandeza», ha dicho el jurista. Y ha querido concluir con una pregunta autorrespondida: «¿España tiene algún problema? Sí. Pero tenemos que afrontar el futuro con más optimismo».

Más democracia

Tras la intervención de Antonio Garrigues Walker ha llegado el turno de los asistentes, que le han formulado varias preguntas. La primera de ellas, referente al desarrollo de China, que, ha afirmado el jurista, «va a ser capaz de equilibrar su poder económico con Estados Unidos en poco tiempo» y cuyo principal reto es la «transición política».

¿Cómo se deben enfrentar los empresarios a estos tiempos de incertidumbre?, le han preguntado. A lo que ha respondido que «el empresario tiene que pensar que vamos a un futuro mejor y que él trabaja para ello».

Asimismo, preguntado por la educación en España, Garrigues Walker ha destacado que la separación entre ciencias y letras es un error y que «es una vergüenza» que los partidos políticos no hayan sido capaces de ponerse de acuerdo para realizar un pacto educativo y de Sanidad.

«En todas las sociedades comienza a haber, por causa de los populismos y los nacionalismos, reacciones extremas», ha advertido. Por eso, «hay que mantener permanentemente el espíritu democrático. Los problemas de la democracia se corrigen con más democracia».

Luchar por soluciones más justas

En relación a las próximas elecciones generales ha afirmado que «vamos a vivir unas semanas muy interesantes». Y ha abogado por las coaliciones electorales, «de las que está hecha toda Europa».

Así las cosas, Antonio Garrigues Walker ha advertido sobre el «muy preocupante» endeudamiento de España y ha puesto de relieve que «para reducir la deuda pública hay que aumentar los ingresos o reducir los gastos». «No podemos seguir dejando que crezca la deuda pública», ha dicho.

No obstante, algunas frases para optimismo. Respecto a la justicia, Garrigues Walker ha afirmado que «España es uno de los países menos corruptos del mundo. La justicia ha encarcelado aquí a más personas que en cualquier otro lugar». Además, en relación a Cataluña, el jurista cree que «tenemos capacidad de diálogo para llegar a un acuerdo sensato y, en este sentido, es bueno que la justicia siga actuando como lo está haciendo». Por último, frente a la percepción generalizada de que en la actualidad hay falta de valores éticos, y en base a su experiencia como Presidente de Honor de ACNUR, ha subrayado que no está de acuerdo y que «nunca he visto más solidaridad de la gente». Y ha concluido, que «lo que sí es verdad es que los no populistas no hemos transmitido a la sociedad que queremos luchar por soluciones más justas e igualitarias».