CÁDIZ

Los gaditanos deben más de 23,6 millones de euros al Ayuntamiento

La crisis ha incrementado la cifra cada año, mientras el Consistorio ha perdido recaudación por la caída de la construcción y el cierre de empresas

Actualizado:

Dice siempre José Blas Fernández que a él siempre le toca bailar con la más fea. Y algo de razón no le falta. No hay en Cádiz quien no conozca el nombre del concejal de Hacienda. Algunos lo hacen por sus cualidades políticas, por ser graduado social o por sus años en el Ayuntamiento. Pero no se libra Fernández de que un buen porcentaje de gaditanos lo conozcan como el custodio de las arcas municipales. Una suerte de personificación de las deudas que el Ayuntamiento les apremia. IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas), licencias de obras, Impuesto de Circulación, ocupación de espacios públicos, vados o multas varias; todas por igual corren el riesgo de acabar en la oficina de Recaudación Ejecutiva. O lo que es lo mismo en ese inmenso cajón de sastre del Ayuntamiento hasta donde van a parar todas aquellas cantidades que vencen en sus pagos. A 31 de enero de 2011 ese importe en el cajón asciende a 23,6 millones de euros.

Concretamente, tal y como explica el propio Fernández, un total de 23.597.234,54 euros es la cantidad que le adeudan al Ayuntamiento de Cádiz. Una cantidad que procede de particulares y empresas que se vieron obligadas a retrasar o fraccionar sus pagos al Consistorio. «Esta cantidad es la que está solo en Ejecutiva. Al día siguiente de vencer el cobro, las cantidades pasan a Recaudación», explica el propio Fernández.

La suma total de 23,6 millones responde «a un año de dificultad de cobro». En cualquier caso, el balance de 2011 cierra «con unas cifras cercanas» a 2010. El importe similar a años anteriores (con «un leve ascenso») se debe un trasvase propio del contexto económico que se atraviesa. Cada vez los gaditanos deben más dinero a las arcas municipales, pero cada vez son menos contribuyentes los que deben aportar sus tributos. Esto se debe a que la crisis de la construcción ha congelado las licencias de obras. Eso se suma a la desaparición de empresas que han dejado de contribuir con el IAE o la ocupación de vía pública en el caso de terrazas o toldos de la hostelería. En suma, el ascenso por un lado y el descenso por otro crea un saldo similar año a año «pero que aumenta paulatinamente», desde el inicio de la crisis.

Arrastrando la deuda

En cualquier caso, el importe total «es una cifra compleja», como reconoce Fernández que experimenta una evolución constante durante el año. De hecho, muchos de los que deben un tributo al Ayuntamiento tienen el pago fraccionado, mientras otros «arrastran deudas desde hace ocho o diez años».

Del importe total, destaca otro importe adeudado, solo en multas. A 31 de diciembre de 2011, los gaditanos debían a la Ejecutiva en concepto de multas un total de 2.614.263,63 euros. Un importe que se encuentra dentro de los 23,6 millones totales. A este gran importe adeudado por particulares y empresas habría que sumar otra deuda especialmente alta, la que tienen las propias administraciones publicas. En total son unos 9 millones de euros lo que las instituciones deben al Ayuntamiento del pago del IBI o de vados permanentes.

En total 32,6 millones de euros que a la Hacienda del Ayuntamiento le sirven de cara a los presupuestos del propio Ayuntamiento, ya que la cantidad se presenta como una cuantía pendiente de cobro con la que, en principio se puede contar. «En cualquier caso, somos conscientes que un porcentaje puede ser no cobrable», explica Fernández en relación a aquellos ciudadanos o empresas que se declaran en quiebra o suspensión de pagos (que lleva a situaciones como el embargo de bienes y su posterior subasta). Es el caso de los impuestos de mesas y toldos, frecuentemente «no cobrables. Justo lo contrario se puede decir del IBI, «ya que el impuesto va en el inmueble y el Ayuntamiento no entiende de dueños». Aun así, tanto en un caso como en otro el concejal de Hacienda deja clara una idea: «La Ejecutiva del Ayuntamiento cada vez cobra mejor».