Los participantes se detuvieron a su paso por la rotonda del Minotauro. :: JAVIER FERGO
Jerez

Unas 2.500 personas se manifestaron contra el sistema económico actual

Jerez acogió ayer una de las 300 movilizaciones convocadas, en todo el mundo, bajo el lema común 'Unidos por un cambio global'

JEREZ.Actualizado:

Unas 2.500 personas, según fuentes de la Policía, secundaron la manifestación convocada en la ciudad a la imagen y semejanza de cuantas, simultáneamente, tuvieron lugar en todo el mundo bajo el lema 'Unidos por un cambio global'. Apoyada por movimientos como el del 15-M, los sindicatos, las organizaciones vecinales, sociales y otros colectivos, ha discurrido durante algo más de un par de horas por las calles del centro en un ambiente eminentemente festivo.

Se trataba de una de las más de 300 movilizaciones similares desarrolladas en 45 países distintos con al pretensión de hacer patentes a nivel internacional las quejas de centenares de miles de personas «cargadas de razones contra el sistema establecido, social, político y, sobre todo, económico», según señalaron los convocantes.

La plaza del Arenal comenzó a congregar a los jerezanos que se decidieron a participar. Fueron reuniéndose a la caída de la tarde en medio de cánticos y lemas como «no hay pan para tanto chorizo» o «cuando el pueblo camina 'palante' el gobierno camina 'patrás'» que se fueron uniendo a los ya clásicos del colectivo de indignados como «lo llaman democracia y no lo es». En cualquier caso, se han convertido en expresión de protesta contra el sistema económico actual.

Las menciones a los bancos con tono grotesco han menudeado a lo largo de la movilización dando forma en la calle al sentido originario de la protesta. Corredera, Porvenir, Madre de Dios, Medina y Larga han sido marco de una presencia caracterizada, en cualquier caso por un tono respetuoso que se quiso salvaguardar con una denominada comisión de respeto distinguida por la organización con petos verdes.

Otros distintivos de color naranja señalaban a los encargados de la recaudación con la que costear los gastos generados por esta manifestación que concluyó de nuevo en la plaza del Arenal con la lectura de un manifiesto. Critican, entre otras cosas, que «solo se hayan propuesto recortes sociales y la reducción del gasto público. Lo único que hacen los políticos es ahondar en la recesión».

Según explican, «es urgente alzar nuestra voz, porque está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos. Y porque sabemos que nada puede detener la fuerza de millones de personas cuando se unen con un propósito común. Por eso invitamos a toda la ciudadanía a participar en esta movilización pacífica de protesta internacional». Todo discurrió sin incidentes y de modo especialmente animoso, en un ambiente de verdadera fiesta pese a los problemas denunciados.