EXTERIORES ROBADOS

PAVIMENTOS DE 'LOSA DE TARIFA'

Actualizado:

La llamada 'losa de Tarifa' es una pizarra no exfoliable, producida cuando las arcillas reciben presiones geológicas colosales. El choque de la placas tectónicas europea y africana explica su abundancia en el entorno del Estrecho de Gibraltar. Sus cualidades motivaron su uso en pavimentos ya desde época romana, como se aprecia en el formidable 'decumanus' de Baelo Claudia. En la ciudad de Cádiz se ha usado desde siempre para suelos nobles, como podemos ver en el entorno de la Catedral, en el propio cuerpo de campanas de sus torres, en el patio de armas del Castillo de Santa Catalina o en la calzada que aún se aprecia al pie de los soportales que flanquean el Arco de los Blancos.

El propio Concejo gaditano, a lo largo de los últimos siglos, la ha elegido para sus mejores calles y acerados, y aún nos es dado pasear, en barrios como Santa María y el Pópulo, sobre solemnes losas de este material aristocrático, que, con el paso del tiempo, adquiere una lisura mágica de la que pocos lugares pueden presumir.

En nuestros tiempos, el acongojado paseante ve retroceder estos suelos excepcionales que nos acercan a las generaciones que nos han precedido. Los suplanta un granito impersonal, empeñado en hacer sinónimas todas las calles y plazas de este país. Alcemos nuestra voz por la diversidad; por la singularidad, por las identidades. ¡Honor a la losa de Tarifa! Séanos dado a nosotros también sumar nuestro paso a la tarea alisadora de la Historia.