Ciudadanos

El lunes cerrará la primera línea de producción de Altadis tras la reestructuración

La nueva propietaria de la tabacalera, la británica Imperial Tobacco, puso en marcha un plan de reducción de 213 puestos El día 15 también será el último día de trabajo de 50 empleados

| CÁDIZActualizado:

Aunque prevista, la clausura de la primera línea de producción de la planta de Altadis no deja de ser una mala noticia para la industria gaditana. Tras la adquisición de la tabaquera hispanofrancesa por parte de la multinacional británica del sector Imperial Tobacco, ésta puso en marcha un proceso de reestructuración para reducir costes de producción y adaptar los procesos a su propio modo de trabajo. Se planteó un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaría a 236 trabajadores del alrededor de tres centenares que aún quedan en las instalaciones de la empresa en Zona Franca.

Tras meses de negociaciones, la medida de minimización de la plantilla quedó con 207 prejubilaciones a partir de los 52 años y seis recolocaciones de empleados en otros centros de producción de la compañía en España. Otra de las medidas aprobadas por empresa y trabajadores en lo tocante a la planta gaditana fue la paralización de dos de las tres líneas de producción en las que aún se trabaja en la factoría de la Bahía.

La fecha oficial de parada de la primera es el 30 de junio. Sin embargo, los trabajadores de la planta de tabaco reconstituido disfrutarán los 15 días de vacaciones a los que tienen derecho por haber trabajado la primera mitad del año durante la segunda quincena del mes. De esta forma, el cierre efectivo de esta línea será el próximo lunes. La presidenta del comité de empresa de la fábrica de tabacos gaditana, Carmen Pérez, explicó que el día 16 ya estarán disfrutando de su prejubilación alrededor de medio centenar de empleados.

Doscientos en diciembre

El martes quedarán en la factoría unos 280 trabajadores. A final de año, las máquinas de preparación de ligas serán las siguientes en dejar de funcionar. El grueso de las prejubilaciones se producirá en este momento. Nada menos que 200 empleados saldrán por última de las instalaciones de la tabacalera. La única planta operativa a partir de enero de 2010 será la de tabaco expandido. En ese momento habrá 79 personas trabajando en la fábrica. Doce de ellas lo estarán haciendo provisionalmente, pues en junio del próximo año también serán prejubiladas. Pérez explicó que, aunque hay tranquilidad en la plantilla, la sensación entre los empleados es que la factoría acabará por cerrar y que «está sentenciada a muerte».