CÁDIZ

El trotamundos del pincel

José Sumariva dibuja las calles y monumentos de todos aquellos países que visita con el fin de «dejar un testimonio por donde he pasado»

Actualizado:

Con cada trazo de su pincel José Sumariva deja testimonio de las vivencias que ha tenido a su paso por los diferentes lugares y ciudades donde ha estado. «Soy artista ambulante. Viajo por todo el mundo. Me gusta trabajar al aire libre porque la luz natural tiene distintas tonalidades dependiendo el momento del día», dice mientras dibuja la catedral gaditana en uno de los rincones que ofrece la capital gaditana. Una acuarela que luego venderá a un módico precio de 300 euros. «Los que más me compran mis obras son los turistas que llegan de vacaciones y quieren llevarse algún recuerdo», aclara.

Pepe, como le llaman sus amigos, lleva más de treinta años pintando todo tipo de monumentos, calles y paisajes que se encuentra en las diferentes ciudades por donde viaja con el objetivo de «dejar un testimonio de la vida por donde he pasado, lo que he sentido en ese momento. Soy un cronista de este tiempo», explica este artista con la intención de difundir su filosofía de vida. «En un futuro lejano, mediante mis dibujos las personas tendrán una idea de cómo era la vida en este tiempo», dice al mismo tiempo que enseña algunos de sus bocetos que guarda como su gran tesoro.

«Éste es un señor que estaba esperando sentado en el muelle para coger el barco», comenta Pepe mientras muestra una de sus pinturas. Según este ciudadano, el mejor momento del día para dar vida a sus obras es durante el espacio de la mañana, hasta las dos de la tarde, «luego la luz ya es demasiado fuerte y genera muchas sombras», aclara.

Nacer con sensibilidad

Este artista de Sanlúcar, cuyos padres vinieron de la ciudad italiana de Génova, considera que «un artista tiene que nacer con cierta sensibilidad para pintar el mundo a través de los colores y las formas, al igual que el músico vive el mundo por los sonidos. Uno tiene que buscar su propio idioma. Lo que más me gusta de mi estilo es la naturalidad», apunta José Sumariva sin dejar de mirar ni un momento el emblemático edificio de la catedral.

Entre sus artistas favoritos están los famosos pintores andaluces Diego Velázquez y Pablo Ruiz Picasso, y es que Pepe también pinta obras de estilo abstracto en acuarela, unos pequeños dibujos de Don Quijote y Sancho Panza con los típicos molinos de viento que son muy requeridos por los turistas que visitan Cádiz, según cuenta. ¿Buen viaje!

jmvillasante@lavozdigital.es