Chiclana

Ingenio low-cost en Chiclana para paliar la crisis

El mercado de antigüedades continúa en su máximo esplendor con 240 puestos

MªSANTOS J. CABRERa
Actualizado:

Tan solo tres euros en el bolsillo. Es el único requisito que hace falta para poder montar un puesto en el Mercado de Segunda mano y Antigüedades de La Longuera en Chiclana, que actualmente se ubica en la explanada de la Feria. Esta iniciativa comenzó en junio de 2014 con dos meses de prueba y ya lleva casi nueve funcionando. Cada domingo, los parados y los no desempleados que colaboran con los Desempleados Activos de Chiclana utilizan todo su ingenio para ganar un «dinerillo» y poder así «echar la semana».

Daniel Montero Ruiz, presidente del colectivo de Desempleados Activos, está satisfecho con los resultados que están obteniendo del proyecto. «La idea fue nuestra, el año pasado nos reunimos un grupo de desempleados en la sede y decidimos exponerlo en el Ayuntamiento para poner en marcha esta iniciativa», explica Daniel. «Y desde entonces va bastante bien, desde el principio tenemos los 240 puestos ocupados, que son el máximo por el espacio», cuenta Daniel que en los últimos meses han tenido que mudar el mercado a la explanada de la Feria por causas medioambientales.

«Los tres euros que se pagan por vender van destinados a una bolsa solidaria para pagar luz, agua, alimentos de primera necesidad y otro tipo de ayudas de las familias con miembros en paro, más necesitadas», explica Daniel que también comenta que destinan una parte de las recaudaciones al proyecto de 'Cría de caracoles' que llevan a cabo en el Pinar de los Franceses.

«Lo que quieran pero que sea de segunda mano», puntualiza Daniel. Los desempleados que pongan un puesto pueden traer todo tipo de género, mientras sean artículos usados o del tipo artesanal para que no haga competencia desleal al mercadillo tradicional de los martes de la ciudad. Elena Nieto es una de las paradas que va los domingos a poner un puesto de libros al Mercado de Segunda Mano. Ella es de San Fernando y su pareja es de Chiclana. Conocieron la iniciativa a través de los padres de él y Elena y su novio llevan un par de meses llevando sus cosas para sacar algo de dinero. «Mi pareja y yo estamos mal y cuando trabajábamos y estábamos económicamente mejor, yo me compraba muchos libros porque me gusta leer y se me ocurrió llevarlos allí para venderlos» dice Elena. «Al final del día si has sacado 27 euros es una ayudilla». Esta isleña lleva en paro desde septiembre y su pareja, más de cuatro años. Su último trabajo fue de camarera y si «salen las cosas bien, mi idea es montar un puesto propio con mi pareja».

Otro de los usuarios, Francisco Hidalgo, empresario de la construcción de 45 años en paro, monta un puesto de muebles antiguos. En su opinión, «te lo tienes que tomar como una ayuda para ir tirando pero con lo que ganas no puedes sacar adelante a una familia». Según Francisco, «esta semana hice dos ventitas y me traje 130 euros pero hay días que te vienes sin ganar ni un duro». Por su parte, Javier de 52 años lleva dos años parado. Este sevillano tiene un puesto de artículos de colección. Su pasión son las monedas. «El ambiente es muy positivo, volveré», comenta Javier que vendió una colección de monedas de euro de Malta, una colección de dólares y un reloj despertador de los años 50. «Lo que mejor se vende es todo lo relacionado con los años 60 y 70, el estilo vintage y los juguetes antiguos están en auge». «Es una forma de sacar un dinero extra porque ahora mismo está la cosa muy mala», comenta.