Rutinas

El entrenamiento perfecto para los que no pueden vivir sin música

Strong by Zumba es una disciplina de fitness en la que se utiliza la ingeniería inversa: la música se compone a partir de los movimientos

Diana Serena, durante una sesión de Strong by Zumba
Diana Serena, durante una sesión de Strong by Zumba - Strong by Zumba
Enviar noticia por correo electrónico

Cada sentadilla, cada «lunge» y cada «burpee» están guiados por un golpe de música en esta disciplina del fitness, lo que consigue aumentar la concentración, la motivación y el rendimiento, según explica Diana Serena, master trainer de Strong by Zumba. «Moverse en sincronía con la música permite al cuerpo utilizar la energía de manera más eficiente. La música contribuye a distraer a los participantes de las sensaciones de esfuerzo y de fatiga, además de elevar su estado de ánimo permitiendo una mejora de la resistencia y de su eficiencia metabólica», detalla.

La composición de la música original para los entrenamientos ha sido clave para el desarrollo de los ritmos de Strong, creados a partir de los movimientos y no al revés, como es la forma habitual. Los ritmos más utilizados, según revela Diana Serena, son drum&bass, techno, house, dubstep, hip-hop o fusiones como «Moonbahton». «El objetivo de la música es buscar la máxima motivación y concentración del participante y exigirle la máxima intensidad en cada movimiento, que ha de coincidi con el compás, el sonido o el efecto correspondiente», añade.

Un entrenamiento tipo HIIT

En las rutinas de Strong by Zumba (todas ellas sincronizadas con la música) se incluyen squat, lunge, plank, junming jacks, push-iup, puños y kicks combinados con ejercicios de tipo cardiovascular, ejercicios pliométricos y motimientos realizados usando el propio peso corporal. En definitiva, tal como explica la master trainer para España de esta disciplina, los movimientos que se llevan a cabo son similares a los que se practican en un entrenamiento tipo HIIT (ejercicio cardiovascular que se realiza en periodos de alta intensidad intercalados con periodos de descanso más largos).

Aunque el valor es variable y depende de factores como el género, la edad, el tipo de alimentación y el nivel de entrenamiento, en una sesión (de una hora de duración, aproximadamente) es posible quemar entre 550 y 700 calorías.

Raquel Sánchez Silva, durante la sesión de entrenamiento de Strong by Zumba con Diana Serena
Raquel Sánchez Silva, durante la sesión de entrenamiento de Strong by Zumba con Diana Serena

¿Para quién es adecuado?

El programa es apto para aquellas personas que practiquen deporte a nivel básico y busquen desafiarse a sí mismos. Según indica la master trainer, su práctica está especialmente indicada para personas con un estilo de vida activo y saludable que deseen mejorar su condición física general, tonificar y conseguir un cuerpo esbelto. Eso sí, para que el alumno pueda adaptar el ejercicio a su condición física y su fuerza existen tres propuestas de intensidad en cada clase (low, base y max).

Los primeros resultados, en un mes

La práctica regular de Strong by Zumba, es decir, practicando una dos o tres clases semanales (siempre en días alternos), permitirá ver los primeros resultados una vez que hayan transcurrido unas 4 o 5 semanas de actividad, según afirma Diana Serena, quien indica, no obstante, que lo importante es ser constante y comer de forma sana y equilibrada. En cuanto a los cambios más visibles en el tono y la definición de los músculos (abdomen, piernas y brazos), la resistencia aeróbica y la mejora de la capacidad cardiovascular la experta afirma que los cambios se harán más patentes a partir de las 16 semanas de trabajo.

¿En qué se diferencia del zumba?

El zumba tradicional combina movimientos de fitness y ritmos latinos transformando cada clase en una combinación ente el ejercicio y la diversión. Las coreografías se realizan con canciones y con ritmos de inspiración latina y suele incluirse música original y popular. Pero, tal como explica Diana Serena, el programa de Strong by Zumba es muy distinto, pues consiste en un entrenamiento de alta intensidad que combina ejercicios de tipo cardiovascular, pliométricos y otros realizados con el propio peso corporal. Además, en el caso de la música ésta se produce para que cada movimiento coincida con el compás o el sonido correspondiente y no como guía para el baile.

Para comprobar la intensidad, los ejercicios y el efecto del ritmo de este entrenamiento, echa un vistazo a la clase de prueba guaida por Ai Lee, líder de Strong by Zumba. Las canciones han sido compuestas por distintos productores musicales, entre los que figuran Steve Aoki, Timbaland y Krewella, en sincronía con el entrenamiento.

Beneficios

  • Mejora la capacidad cardiovascular, la fuerza y la resistencia
  • Tonifica y define la figura
  • Mejora la resistencia aeróbica
  • Fomenta las relaciones sociales
  • Influye positivamente sobre el estado de ánimo

Contraindicaciones

  • No es aconsejable su práctica se se está llevando una dieta hipocalórica
  • Debe consultar al médico si padece alguna dolencia cardiovascular
  • Debe seguir un consejo profesional si se tiene algún problema articular o muscular
  • No es el mejor ejercicio para un principante al que le falta fondo físico