El origen del brote puede estar en la carne mechada
El origen del brote puede estar en la carne mechada

AndalucíaAlerta sanitaria: la provincia de Cádiz registra ya cinco casos de listeriosis

Un total de 56 personas están hospitalizadas este lunes por el brote de listeriosis detectado en Andalucía, del que la Junta espera que aún se puedan producir más casos en los próximos días

LA VOZ
CÁDIZActualizado:

Cádiz ya registra cinco pacientes ingresados por el brote de listeriosis por consumo de carne mechada. Uno de ellos ingresó en la UCI del Puerta del Mar, dos en hospitales de Jerez y dos en el comarcal de Sanlúcar de Barrameda, según la Consejería de Salud.

Un total de 56 personas están hospitalizadas este lunes por el brote detectado en Andalucía, del que la Junta espera que aún se puedan producir más casos en los próximos días, pues la sintomatología de esta enfermedad puede tardar más de cuatro semanas en aparecer.

La enfermedad afecta principalmente a mujeres embarazadas, recién nacidos, adultos mayores y personas con el sistema inmunitario debilitado. Es poco común que personas en otros grupos se enfermen con una infección por listeria, una «enfermedad leve», que cursa produciendo fiebre y diarrea.

El día 15, cuando la Junta de Andalucía activó una alerta sanitaria por un brote de listeriosis, había ocho pacientes ingresados en hospitales por comer carne mechada contaminada con la bacteria. Al día siguiente, ya eran 22. El pasado día 17, sumó dos más. Este lunes, el último parte facilitado por la Consejería de Salud y Familias elevaba ya a 56 la cifra de enfermos que precisaban un control hospitalario.

En apenas 24 horas, el número de ingresos casi se ha duplicado. El estado de cuatro de ellos es grave o muy grave y están recibiendo una atención en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Virgen del Rocío, Nuestra Señora de Valme, San Juan de Dios y Hospital Nisa.

Lo que comenzó como una serie de casos aislados a finales del mes de julio, sin que se conociera la causa, ha derivado en un problema mucho más serio.

Las personas con listeriosis presentan síntomas entre una y cuatro semanas después de haber comido alimentos contaminados

La pasada semana, una mujer embarazada perdió a su bebé en el último trimestre de gestación. La placenta, la bolsa donde el feto se desarrollaba en el útero de la madre, había dado positivo en un análisis de listeriosis después de sufrir un desprendimiento que precipitó un aborto prematuro y la pérdida del feto.

En principio, la Consejería desvinculó este aborto del brote provocado por la ingesta de carne mechada, pero tiene abierta una investigación. Los resultados definitivos, que podrán conocerse esta semana, confirmarán si los casos están conectados. Hay que tener en cuenta que la listeriosis resulta particularmente peligrosa para las mujeres gestantes. La bacteria frustra embarazos. De hecho, a una mujer también en Sevilla le tuvieron que adelantar el parto a la semana 33 para evitar que la infección llegara al feto.

El origen de la listeriosis se detectó el día 14. Al día siguiente, Salud emitió la alerta sanitaria sobre la carne mechada con el nombre comercial de La Mechá, fabricado por la empresa Magrudis, con domicilio en Sevilla capital. En un comunicado de prensa, explica que prohibió la venta de la carne y paralizó su producción cuando tuvo «las evidencias definitivas» de que este producto era el agente causante de los brotes de listeriosis. De haberlo hecho antes, habría incurrido en una «irresponsabilidad de consecuencias graves», se justifica.

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, el pasado día 16 en el Virgen del Rocío
El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, el pasado día 16 en el Virgen del Rocío - VANESSA GÓMEZ

Según detalla la Consejería, todos los enfermos hospitalizados están en centros de Sevilla: 27 en el Hospital Universitario Virgen del Rocío; cinco en el Hospital Universitario Virgen Macarena; cinco en el Hospital Universitario Virgen de Valme; uno, en la UCI, en el Hospital San Juan de Dios, y ocho en el Hospital Nisa. En paralelo, se han disparado las consultas en las urgencias de los hospitales sevillanos de personas que presentaban problemas gastrointestinales, fiebre y dolores musculares, síntomas que van asociados a esta intoxicación.

La Junta defiende que ha actuado con celeridad informando a los ciudadanos. El día 16 de agosto, el siguiente a la activación de la alerta sanitaria, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, compareció ante los medios de comunicación. Hoy volverá a hacerlo para dar explicaciones rodeado de expertos en Epidemiología y Salud Pública.

Las personas con listeriosis invasiva generalmente presentan síntomas entre una y cuatro semanas después de haber comido alimentos contaminados con listeria, incluso en algunos casos algunas personas presentan síntomas hasta 70 días después de la exposición. No obstante, también hay casos en que los síntomas aparecen tan temprano como el mismo día de la exposición.

La Junta reitera que «todos los años se identifican casos de enfermos de listeriosis que, salvo excepciones, no pueden ser asociados a brotes porque los síntomas se presentan muy tardíamente» y en las encuestas epidemiológicas es «casi imposible» que los afectados recuerden con cierta exactitud no solo los alimentos ingeridos hace tres, cuatro o más semanas, y mucho menos, los lugares de compra y las marcas.

La Junta asegura que decretó la alerta sobre el producto cuanto tuvo las «evidencias definitivas»

Los síntomas que presenta la enfermedad son fiebre, dolores musculares, vómitos o diarreas, rigidez de cuello, confusión y debilidad. Salud y Familias pide a los ciudadanos con cuadros como estos que se dirijan a su centro de salud o a las Urgencias más cercanas.

Prevención

La Junta de Andalucía profundiza en que las normas básicas de prevención de esta enfermedad. Así pues, señala que como la contaminación de alimentos es común y que el germen 'listeria monocytogenes' puede reproducirse a temperaturas de refrigeración, los alimentos ligeramente contaminados pueden adquirir una gran contaminación durante la refrigeración. Este problema es especialmente preocupante cuando los alimentos, por ejemplo, los refrigerados listos para consumir, se comen sin cocción adicional. Por lo tanto, la Consejería hace hincapié en que la higiene alimentaria adecuada es importante, sobre todo para las personas en situación de riesgo.

Son ellas, las embarzadas, pacientes inmunocomprometidos y ancianos, los que deben evitar el consumo de quesos blandos, alimentos refrigerados listos para consumir, a menos que se calienten hasta una temperatura interna de 73,9 grados centígrados o hasta hervir, antes de servirse, pescados y mariscos ahumados refrigerados, a menos que hayan sido cocinados; leche cruda (no pasteurizada) y verduras congeladas sin cocción previa antes de consumir.