Clases en el Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco de Córdoba
Clases en el Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco de Córdoba - Valerio Merino
Educación Superior

El Conservatorio Superior de Córdoba se enfrenta a una sangría de profesorado

Las normas que impuso el PSOE obligan a cambiar de centro al 85% de los docentes

CórdobaActualizado:

Desmantelamiento es la palabra que más suena en estas semanas en los conservatorios superiores de Andalucía, con el Rafael Orozco de Córdoba a la cabeza. La Junta de Andalucía ha determinado que la mayor parte de quienes ahora son sus profesores tenga que dejar los puestos en los que están, muchos de ellos desde hace décadas, para que les sustituyan personas con menor experiencia.

Como explicó el secretario de la Asociación de Profesores de Música de Andalucía, Valentín Sánchez, el problema nació cuando la normativa determinó que en los conservatorios superiores, «que imparten enseñanzas superiores, igual que las universitarias», tenían que ocuparlas catedráticos, personas que pertenecieran al cuerpo 593. Lo malo es que en el conservatorio de Córdoba, como en el resto de los superiores de Andalucía, la mayor parte de profesores pertenecen al cuerpo 594. «No se han convocado plazas apenas en estos años y no hemos podido acceder», afirmó Valentín Sánchez.

Los profesores daban clases en el conservatorio superior mediante una comisión de servicio, pero ahora se encuentran en una difícil situación. La Administración les obliga a que ocupen su plaza, en otro centro que puede estar en otra ciudad, pero también pueden renunciar a su plaza e intentar volver al conservatorio Rafael Orozco como interinos, con la pérdida de derechos que eso lleva consigo.

La situación es muy difícil, porque afecta al 85% de los profesores de la plantilla del centro, que rondaría los 90. Es decir, la mayor parte de ellos tendrían que salir a ocupar plazas en otros lugares.

Y las suyas se ocuparían con jóvenes recién egresados sin ninguna clase de experiencia, pero que podrían entrar como interinos. Los profesores actuales también podrían hacer másteres o doctorados, pero la Junta de Andalucía no les ha dado una moratoria ni tiempo material para adaptarse a la nueva situación. Por eso hablan de «desmantelamiento», porque de aplicarse tal y como está supondrá que los conservatorios superiores tendrán plantillas absolutamente nuevas en los próximos años.