Solar abandonado en la calle Costanillas de Córdoba, en el barrio de San Agustín - Valerio Merino
PATRIMONIO

El Casco Histórico de Córdoba, un traje Patrimonio de la Humanidad lleno de abandono

Solares vacíos, casas abandonadas y rincones sin actuar se multiplican en todos los barrios

CórdobaActualizado:

El Casco Histórico de Córdoba, protegido en gran parte como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1994, presenta 25 años después numerosos puntos de degradación y deterioro, que en ocasiones amenazan ruina y que muestran cómo la zona más patrimonial de la ciudad no siempre tiene quien la cuide, porque muchos están en manos privadas.

Otros puntos, en cambio, no, y eso es más sangrante. Elena Lechuga, presidenta de la asociación de vecinos Centro Histórico de Córdoba resalta algunos puntos que han denunciado en los últimos años, y en una gran parte son públicos. El mayor ejemplo, insiste, es la noria de la Albolafia, muy sensible por ser «un emblema de Córdoba». En su caso no es una frase hecha: el molino está en una de las dos versiones del escudo de Córdoba junto a la Mezquita-Catedral y el Puente Romano. Ahora está casi siempre cercada por la vegetación que ha crecido en las últimas décadas de forma descontrolada en los llamados Sotos de la Albolafia.

Los mismos vecinos se han fijado en otros puntos que también presentan problemas, y son los triunfos de San Rafael. Como explica Elena Lechuga, ahí se da el problema de que no se sabe exactamente qué área del Ayuntamiento tiene que encargarse de su cuidado y mantenimiento. Los residentes del centro insisten en la colaboración público-privada como fórmula para salir adelante, y ponen un ejemplo cercano: la reciente restauración del alminar de San Juan, en que unieron al Ayuntamiento, a las Esclavas, al Obispado y a la Universidad.

En la Ajerquía los ejemplos se repiten. El ex presidente del Distrito Centro, Rafael Soto, señala a varios edificios de la calle Costanillas, abandonados y con un deterioro visible desde la calle, pero también a casas de la calle Montero, que presentan el mismo problema. La calle Armas, entre la Corredera y el Potro, es otro de los enclaves más deteriorados, con casas abandonadas. Allí la población enveceje o se marcha a zonas con menos problemas para acceder en coche. En la Magdalena hubo incluso casas ocupadas, como mostró ABC, que han creado muchos problemas. En varios puntos de la Ajerquía sobreviven paños de muralla sólo restaurados a medias, como en Muro de la Misericordia. Uno de los más significativos está en la plaza del Gamo, junto a la entrada del colegio de los Salesianos, donde sobrevive un amplio fragmento.