Nieves Álvarez antes de entregar el trofeo en Sotogrande
Nieves Álvarez antes de entregar el trofeo en Sotogrande - A. Arias
ENTREVISTA

Nieves Álvarez: «En la calle está lo que hoy en día gusta en la moda»

La modelo, presentadora, diseñadora y empresaria fue la gran estrella de la final de la Copa de Oro en en Santa María Polo Club de Sotogrande

SotograndeActualizado:

Nieves Álvarez (Madrid, 1974) volvió a cerrar su verano en Sotogrande, donde entregó la Copa de Oro del torneo internacional del Santa María Polo Club. Lo hizo de la mano de Maserati, la firma de coches de la que es embajadora. «Ha sido uno de esos veranos que nunca olvidaré», aseguró la modelo, presentadora y empresaria, que arranca un nuevo curso en el que volverá a estar en la televisión con «Flash Moda». «Desfiles, trabajo, proyectos. Estoy llena de ilusión y con muchas ganas de trabajar», señala Álvarez, que atiende a ABC antes de entregar el trofeo de campeón a La Indiana.

Habla de desfiles. ¿Se va a subir a la pasarela?

No voy a desfilar, pero estaré en Milán o París. Es mi profesión y mi mundo. Me gusta estar presente para saber qué es lo que hay.

¿Cómo será la nueva temporada de «Flash Moda»?

Empiezo a grabar ya el programa. Habrá novedades, pero nuestra línea es apoyar a la industria de la moda. La gente solo ve el escaparate y nosotros tratamos de enseñar lo que hay detrás. Es una industria con muchísimos puestos de trabajo. Hay mucho empleo detrás de un traje, un zapato o un complemento. Es algo que genera una importante riqueza en nuestro país.

¿Qué supone para el mundo de la moda tener un espacio televisivo tan asentado?

Es el único programa de moda que existe en nuestro país. Y la tratamos con seriedad, para enseñar cómo funciona. Estos programas ya los hay en lugares como Francia, Estados Unidos o Italia. Los grandes profesionales y diseñadores, así como los noveles, que no tienen tanta visibilidad, tiene un escaparate para su trabajo.

Instagram es cada vez más importante para dar visibilidad…

Hay cabida para todo. Siempre hay cosas que se tratan con seriedad y otras como un espectáculo. Hay quien lo usa para llamar la atención. Pero es que la moda también está en la calle. Cuando comencé, el «Street Style» no tenía ni cabida ni se le daba tanta importancia. Hoy en día, cuando llegas a un desfile, hay más personas en la calle que dentro. Para entrar en Milán, en determinados desfiles, tienes que atravesar una muralla de fotógrafos, que llegan a cortar hasta una calle. Es impresionante lo que genera este tipo de imagen o las redes sociales. El mundo de las blogueras o las «influencer». Ha cambiado tanto que tienes que adaptarte a los tiempos. A veces me choca, pero tienes que adaptarte.

¿Y cómo lo usa Nieves Álvarez?

No fui de las primeras. Soy de una generación que lo he tenido que aprender. Lo uso de una forma más personal. Quiero que se vea a una Nieves más natural y divertida. Instagram me ha hecho conocer a gente que no hubiera conocido, como a algunos seguidores que tengo, que me han sorprendido y hay un contacto con ellos. Tengo una suerte inmensa porque las personas que me siguen son cariñosas, amables, no he tenido problemas…

¿No tiene «haters»?

Hay dos o tres, pero es que no entiendo el fenómeno «haters». Es tan cobarde. Utilizar una plataforma donde te escondes detrás de otra cara y otro nombre para insultar y agredir. Para hacer cosas que no harías si me tuvieras delante, porque no tendrías el valor. Así que no me importan. Por eso lo uso para mostrar otra parte de mí. Esas cosas que pasan detrás del «backstage» y que no se ven. Me gusta mostrar esas otras cosas que son divertidas.

Volviendo a la calle. ¿Por qué tiene tanto éxito ese estilo callejero?

Es que la gente tiene mucho arte. Te sorprenden muchísimo. Los grandes diseñadores se mueven por el mundo para inspirarse en la calle y sacar sus colecciones. En la calle está lo que hoy en día gusta en la moda. No todo el mundo puede comprarse un pantalón de 1.000 euros, pero a esas personas les gusta la moda y saben mucho de ella. Las mezclas que hacen y la forma que tienen de mostrar y expresar su personalidad y su carácter. Tienen mucho ingenio. Cando voy por la calle también me inspiro para diseñar mi colección infantil. La inspiración no se busca en las telas, se encuentra en la calle, en los museos, caminando, en una señora con su hija o en un grafiti en la pared.

Como diseñadora de ropa infantil. ¿Cómo se debe vestir a un niño?

Pues como un niño, pero adaptado a nuestros tiempos. Ahora tenemos un ritmo de vida diferente, pero no me gustan los «mini padres». Me gustan los niños. Bien vestidos, pero que puedan tirarse al suelo. No se trata de que parezcan salidos de una revista y que no se puedan mover. Tienen que ser libres. Siempre aplico el lema «trending, chic y divertidos, pero ante todo niños». Que las telas no les piquen, que sean cómodas, les den movilidad y faciliten la labor a las madres. No puede ser una tela muy bonita que solo puedes llevar a la tintorería.