Agentes de la Policía durante la operación «Gasoil» llevada cabo en La Línea de la Concepción - Sergio Rodríguez

Desarticulada una organización criminal dedicada a dar «servicio» de narcolanchas en el Campo de Gibraltar

Se han realizado una veintena de registros en viviendas y locales de La Línea de la Concepción

La LíneaActualizado:

La Policía Nacional da por concluida una de las mayores operaciones contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar que ha permitido desarticular una organización especializada en el abastecimiento y logística de las narcolanchas.

Se trata de la operación «Gasoil», que concluye con un saldo de 61 detenidos, entre los que están el cabecilla, de 36 años, que ha sido arrestado en la última fase, así como los seis narcos a los que dos policías nacionales salvaron de morir ahogados en la Línea de la Concepción (Cádiz).

Esta operación se llevó a cabo el pasado 21 de mayo y contó con un despliegue de más de 175 policías que practicaron 19 entradas y registros en distintos inmuebles de La Línea de la Concepción.

Además, se han incautado más de 10.500 litros de gasolina, 1.684 kilos de hachís y cuatro narcolanchas, valoradas en más de 120.000 euros cada una, así como 75.000 euros en efectivo, 11 motores fueraborda de gran potencia, 11 vehículos utilizados por los miembros de la organización para su actividad delictiva, así como equipos de transmisiones e inhibidores de frecuencia.

Ocho de los detenidos han ingresado en prisión, según acaba de informar la Policía Nacional.

Dos agentes arriesgaron sus vidas el pasado 14 de mayo en La Línea para salvar a seis integrantes de esta organización que cayeron al mar tras colisionar dos embarcaciones semirrígidas en las que viajaban debido a las malas condiciones del mar. Una era una narcolancha. Fue en la playa del Tonelero de La Línea de la Concepción.

Una dotación policial en helicóptero que sobrevolaba la zona observó el accidente y dio aviso al resto de unidades. Una de las neumáticas había quedado encallada y tenía problemas de flotabilidad, por lo que sus ocupantes quedaron a la deriva en el agua.

Los agentes, al observar la situación de riesgo en que se encontraban estas personas y al no haber recursos disponibles en ese momento, solicitaron a varios vecinos que había en la playa una embarcación y uno de ellos ofreció la suya. En coordinación con el helicóptero, acudieron a la zona donde estaban los náufragos, que a duras penas se mantenían ya a flote.

Estos narcos utilizaban la embarcación neumática en la que viajaban para suministrar combustible y avituallamiento, además de facilitar el relevo de los tripulantes de narcolanchas que se encontraban operando en la zona del Estrecho de Gibraltar.