SEMANA SANTA 2019

Servitas luce en un Viernes de Dolores idílico

Con estrenos y buen tiempo, marchas como ‘Ecce-Homo’ y ‘Amarguras’ respaldaron la primera salida de la Semana Mayor

Actualizado:

Pasión, festividad y penitencia. Los cofrades gaditanos han podido disfrutar en la tarde-noche del Viernes de Dolores de la primera de las procesiones de esta Semana Santa, tal y como viene ocurriendo en los últimos tres años, salvo por la cancelación por lluvia en 2018. La salida de la Virgen de los Dolores, titular de la Venerable Orden Tercera de Servitas, ha podido realizar su salida procesional sin ningún tipo de inclemencia meteorológica, algo que los hermanos de la Fraternidad ya conocían a tenor de los optimistas partes que se han venido manejando desde hace una semana para la primera jornada.

La banda de música Maestro Dueñas, de El Puerto , puso los sones para el andar de una imagen que data del siglo XVIII y que cuenta con una autoría desconocida, aunque fuera restaurada hace doce años por Pedro Manzano. Como grandes novedades, destaca la finalización del nuevo juego de jarras del paso de la Virgen de los Dolores, que volvía a tener a sus pies a una cuadrilla comandada, un año más, por el capataz José Julio Reyeros.

Con una solemnidad absoluta, el cortejo comenzó a recorrer la calle Sagasta con una puntualidad británica ante la expectación del numeroso público congregado desde casi una hora antes de que se abrieran las puertas del primer templo del que ha salido una procesión en esta Semana Santa. En las filas de hermanos destacó, además del creciente número de penitentes con respecto al año pasado (un total de 110 desfilaron este año, más que en ediciones pasadas), la treintena de pequeños cofrades que, como monaguillos, hicieron la Estación de Penitencia con caras rebosantes de felicidad e ilusión.

En el momento de la salida de la Virgen, a diferencia de lo que sucedió mientras salían los hermanos penitentes de la Orden, sí se hizo un silencio sepulcral. La agrupación portuense, tras entonar los sones de la ‘Marcha Real’, tocó ‘Ecce-Homo’, de Eduardo Escobar de Rivas, para la salida de la titular de Servitas, que continuó subiendo la calle Sagasta hasta girar para Hospital de Mujeres bajo la marcha ‘Amarguras’, de Manuel Font.

Con el paso de la tarde las calles se fueron llenando, más aún, de un público deseoso de ver ya la primera procesión. De hecho, a pesar de la ausencia de sillas en la Carrera Oficial, las aceras y plazas presentaban un lleno absoluto para el transcurrir de la Virgen de los Dolores, que lucía un paso exornado con calas de un tono blanquecino, como es habitual en el palio de Servitas.

Rafael Guerrero, prior de la Orden, declaraba a LA VOZ minutos antes de la salida procesional que «el trabajo se ha realizado tanto desde el punto de vista material como desde el espiritual con la celebración del Triduo», mostrándose satisfecho con la situación de la Fraternidad en este Viernes de Dolores. Guerrero, prior desde 2017, destacó igualmente que en este 2019 ha habido «muchas personas que a la vista de esta nueva forma de realizar la salida procesional se han acercado a nosotros». Además, salió en defensa del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, al que pertenecía hasta hace dos años. «Creo que están trabajando fantásticamente bien, podrán equivocarse o no pero nadie podrá negarles el trabajo que realizan de una forma desprendida en favor de nuestras hermandades».