Los ánimos están muy caldeados en Pamplona - ABC

La estrategia de la defensa de «La Manada» se asienta ahora en que el caso «nace de una premisa falsa»

La policía que redactó la denuncia afirma que la víctima sabía que la habían grabado

PamplonaActualizado:

La última sesión testifical del juicio por la supuesta violación grupal de los sanfermines de 2016 finalizó ayer con sorpresa ya que la agente de la Policía Municipal que redactó la denuncia de la joven aseguró ayer que la madrileña sabía que había sido grabada. Esta circunstancia fue confirmada ayer tanto por la defensa de los jóvenes como por la acusación, por lo que no se trata de una afirmación de parte.

Cuando la agente de la Policía Municipal declaraba en la Sala de Vistas, uno de los abogados de la defensa de los jóvenes le preguntó directamente: «¿La señora le dijo que sabía que la grababan?». La respuesta de la agente fue afirmativa. Sin embargo, a pesar de que la joven le explicó que le habían grabado, la agente no lo hizo constar en la denuncia. Ningún abogado le preguntó por qué no lo había reflejado en la denuncia.

Precisamente esta ausencia del conocimiento en la denuncia es en la que se basa el abogado de la joven, Carlos Bacaicoa, para restarle importancia. Sin embargo, para el abogado de tres de los jóvenes, Agustín Martínez Becerra, esta confesión «cambia de forma radical, total y exponencial todo el proceso».

Lo cierto es que la joven en ninguna de las declaraciones que hace ante el juez instructor afirma ni que conociera ni que desconociera que se le estaba grabando. Tan sólo en un auto de la instrucción, el magistrado recoge: «Una grabación de la que la víctima no da muestras de ser consciente en ningún momento».

A raíz de esta declaración, Martínez Becerra fue muy duro con la instrucción del caso. «Desde el minuto 1 se consideró que son culpables y todo se ha montado para demostrar esta premisa. La denuncia es de folio y medio y por folio y medio estamos aquí», afirmó.

Como en Málaga

Otro abogado de la defensa mantiene que este caso es similar al producido en las fiestas de Málaga en el verano de 2016. Que la única intención de la joven era recuperar los videos de sus actos con los jóvenes y por ello presentó una denuncia falsa. Por ello, mantiene que no reafirmó su conocimiento de que estaba siendo grabada en ninguna de las tres veces que declaró posteriormente ante el juez. Ya se habían paralizado los videos. No obstante, esta teoría no deja de ser una teoría de parte, es decir, interesada.

Ante el convencimiento de que La Manada no forzó a la joven, se presentará un escrito de vulneración de derechos fundamentales ya que considera que su cliente no tenía que haber pasado casi año y medio en la cárcel.

Los abogados de la joven, que ejercen la acusación particular, mantienen sin embargo que las pruebas presentadas hasta el momento tienen la suficiente fuerza como para desmontar esta tesis. Los informes forenses y las declaraciones tanto del resto de policías que atendieron a la joven como de la pareja que la encontró y la de las psicólogas que la asistieron posteriormente son suficientemente clarificadoras como para concluir que los actos del portal número 5 de la calle Paulino Caballero de Pamplona no fueron consentidos por la joven madrileña. Además, destacan también que la agente de la Policía Municipal haya tardado 16 meses en realizar esa confesión. Y como testigo de la defensa de los jóvenes.

Por todo ello, todas las partes mantienen la petición solicitada provisionalmente. Tan sólo uno de los abogados de la acusación popular, el del Gobierno de Navarra, elevará la solicitud de pena por el robo del teléfono móvil, que pasará de 2 a 3 años de cárcel.

El juicio por la presunta violación grupal de los Sanfermines 2016 se tomará hoy un descanso para que las partes puedan redactar sus conclusiones finales. El proceso se retomará el próximo lunes ya a puerta abierta, con la presencia de familiares, periodistas y público, en la que las distintas partes presentarán sus conclusiones finales y elevarán a definitivas las penas solicitadas.