Medio ambiente

Ecologistas en Acción denuncia en un informe avalado por geólogos el riesgo del ATC en Villar de Cañas

El estudio confirma la posibilidad de que haya filtraciones, karstificación del terreno y movimientos expansivos

Terrenos destinados en Villar de Cañas a la instalación del ATC
Terrenos destinados en Villar de Cañas a la instalación del ATC - Luna de Revenga

Ecologistas en Acción va a presentar a lo largo de la mañana de hoy martes un informe encargado a un gabinete de ingeniería (Ingema) en el que los geólogos de esta empresa insisten en que el terreno elegido por el Gobierno en la localidad manchega de Villar de Cañas para instalar el Almacén Temporal Central (ATC) de residuos nucleares presenta riesgos de filtraciones, de karstificación y de expansividad que hacen inadecuada esta elección. Según se desprende del informe que hará público Ecologistas, construir el ATC en la ubicación elegida por el Gobierno, supondrá un sobrecoste exagerado y absolutamente innecesario. Consultado por ABC, el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos, «ratifica la veracidad de la existencia de los riesgos mencionados en el informe de Ecologistas».

En el estudio elaborado por el geólogo Manuel Bello La puerta, que ha utilizado datos del CSN, se señala que si bien en cuanto a la resistencia sísmica del ATC, los valores manejados en los diseños parecen «suficientemente razonables», las formaciones geológicas sobre las que se proyecta la construcción de la edificaciones nucleares de las instalaciones del ATC no son impermeables, lo que haría posible que «en caso de vertido accidental podrían alcanzar acuiferos usados para riego e incluso para consumo humano».

Terreno «soluble y expansivo»

Otro de los puntos de riesgo que señala el informe es el de karstificación del terreno sobre el que está previsto el ATC. «Presentan pequeñas cavidades de disolución y además, se ha reproducido en laboratorio el proceso de disolución de las rocas yesíferas que forman parte de estas formaciones, incluso con aguas salobres, no dulces», advierte el geólogo.

Por último, el estudio de Bello La Puerta también avisa del riesgo de expansividad del terreno. «Las formaciones geológicas sobre las que se proyecta la construcción de las edificaciones nucleares de las instalaciones del ATC, presentan un grado de expansividad moderado a alto», dice el informe.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios