Actualidad

Dónde y cómo volar tu dron en Sevilla sin que te pongan una multa

Las sanciones pueden llegar a los 4,5 millones de euros en el caso de los profesionales y 250.000 euros en el de los particulares

Un joven volando un dron
Un joven volando un dron - ABC
M. M. Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Volar un drone en Sevilla tiene sus limitaciones, como en el resto de España. La AESA (la Agencia Estatal de Seguridad Aérea) advierte a quienes tengan uno de estos aparatos de que las multas por incumplir la normativa puede suponer multa de hasta 4,5 millones de euros en el caso de los profesionales y de hasta 225.000 euros en el caso de quienes los vuelan por afición.

«El dron es una aeronave, hay que volarla de forma segura», explican desde la AESA. Este organismo dependiente del ministerio de Fomento recuerda que hay una normativa que, desde 2014, regula esta actividad, ya sea para hacer negocio, como para los que lo hacen solo por diversión. «Un dron no es un juguete», insisten.

Si se quiere trabajar con estas aeronaves, hay que habilitarse ante la AESA, contratar un seguro de responsabilidad civil, tener conocimiento técnico de aeronaútica y conocimiento práctico del vuelo de estos aparatos. Además, hay que se mayor de edad y tener un certificado médico que garantice que el piloto está en perfectas condiciones de salud.

Para los que quieres volar drones de forma profesional, la administración deja claro que los requisitos son mucho más altos y que las multas, también. Hasta 4,5 millones de euros por saltarse la ley. «Una de las principales causas de sanción es el hecho de estar trabajando con drones sin ser un operador habilitado», explican a ABC de Sevilla fuentes del ministerio de Fomento.

Si lo que quieres es volar uno de estos aparatos por afición, sin que haya negocio de por medio, las condiciones que pone la ley son mucho más laxas. En primer lugar siempre hay que tener el dron en el campo de visión y «no superar los 120 metros de altura». Aunque no es necesario ser piloto, «se debe saber volar con seguridad», explican desde la AESA. Precisamente para cumplir con este punto han proliferado en Andalucía las escuelas de vuelo para pilotos de drones.

Es importante dónde se puede y dónde no se puede echar a volar los drones. Nunca se pueden sacar en zonas urbanas ni sobre aglomeraciones de gente, de noche, junto a aeropuertos o donde se realicen vuelos bajos de parapentes o paracaidismo. ¿Dónde, entonces? En zonas despobladas fuera de los núcleos urbanos. La AESA recomienda «zonas de vuelo de aeromodelismo». En el caso de Sevilla, donde hay varios clubs de aeromodelismo, no es difícil encontrar zonas donde volar. Casi todas estas organziaciones tienen espacios reservados y hay también algunos de libre acceso en polígonos y zonas rurales.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios