Sucesos

El jefe de la mafia georgiana detenido en Sevilla se escondía en Felipe II

E. M., de 57 años y responsable de las células criminales que operan en el país, había huido de Madrid donde sentía la presión policial

Imagen de archivo de una operación policial contra estos grupos mafiosos
Imagen de archivo de una operación policial contra estos grupos mafiosos - EFE
SILVIA TUBIO - @latubio Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Una investigación contra la mafia georgiana, asentada en España desde hace años, ha llegado hasta Sevilla. La Policía Nacional confirmaba este martes por la mañana la detención de 35 personas, acusadas de robar en el interior de un centenar de pisos de Madrid y otras zonas de España. El balance de detenidos era provisional y ya al mediodía aumentaba a 44.

De esa decenas de arrestos, uno se ha realizado en Sevilla, confirmándose que la mafia ha extendido sus tentáculos más allá de Madrid.

Fuentes policiales han confirmado a ABC que el detenido en Sevilla es un hombre de nacionalidad georgiana, que responde a las iniciales E. M., tiene 57 años y le han intervenido documentación y teléfonos móviles. Está previsto que comparezca mañana ante la Audiencia Nacional, en Madrid.

Este individuo fue arrestado este martes en las inmediaciones de su domicilio en la barriada de Felipe II. Las mismas fuentes consultadas señalan que se trata de un peso pesado dentro de la organización investigada. Su cometido sería coordinar las distintas células que operan en el país. Al parecer, había huido de Madrid donde sentía la presión policial y se había refugiado en Sevilla.

La operación está dirigida por el juzgado central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, que ha decretado el secreto de las actuaciones, y la Fiscalía Anticorrupción.

La Policía lleva meses detrás de esta organización criminal, que se encargaba fundamentalmente del robo de viviendas, aunque también están acusados de otros delitos como el blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas, contra la salud pública y falsedad en documento oficial.

El juez ha ordenado el registro de más de sesenta domicilios, 26 de ellos en Madrid. También se han entrado en casas de Barcelona, Sevilla (una) y Barakaldo.

El pasado mes de junio, responsables policiales ofrecían una rueda de prensa en Madrid en la que informaban de la desarticulación de dos cédulas criminales, a la que imputaban una oleada frenética de asaltos en viviendas. Los detenidos eran capaces de perpetrar seis robos en un sólo día, llegando a relacionarle con cuarenta robos, principalmente en la capital del país. Con el dinero y las joyas que sustraían, se financiaban otras actividades del grupo y el consumo de drogas de sus soldados. Estas mafias operan con una suerte de caja común donde van a parar todo lo que obtienen a través de sus fechorías.

Ladrón de ley

La cédula era dirigida desde una cárcel turca por un ladrón de ley o kanonieri kurdi. En el argot mafioso de estos grupos se define así a los ladrones veteranos con galones en la organización.

En agosto, un mes y medio después de esa operación en la que eran detenidas 18 personas, trece de las cuales fueron enviadas a prisión, la Policía Nacional volvía a actuar contra las bandas revientapisos con la detención en distintas localidades de Madrid de siete personas, dos de las cuales fueron enviadas a prisión. Los agentes recuperaron numerosas joyas, dispositivos electrónicos, telefonos móviles y 11.310 euros en efectivo.

Este último golpe a la mafia georgiana, conocido este martes, no sólo confirmaría que sus tentáculos se extienden por la geografía española; también que su actividad es constante a través de numerosas células. Esta operación se trataría de una continuación de la que se ejecutó en 2015, bautizada con el nombre Aikon.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios