Monseñor Asenjo, junto a Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas
Monseñor Asenjo, junto a Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas - JUAN FLORES
IGLESIA Y DESIGUALDAD

Cáritas alerta de la «cronificación de la pobreza» y de los «pobres con contrato laboral»

La organización presenta su memoria de 2016 y avisa de que «la recuperación no llega a la gente»

Cáritas atendió el año pasado a 17.477 familias en Sevilla

SEVILLAActualizado:

El comienzo de la recuperación económica «no significa que se ha ya superado la crisis social, que sigue siendo durísima». Esa es la principal conclusión que extrae Cáritas Diocesana de Sevilla una vez recabados los datos del ejercicio 2016, cuya memoria ha sido presentada este martes en el Palacio Arzobispal por parte de los responsables de esta institución vinculada a la Iglesia, acompañados por el arzobispo, Juan José Asenjo. En este repaso a los índices del año pasado, Cáritas ha hecho hincapié en que «la pobreza se cronifica y la fractura social se consolida» a tenor de «la realidad que se traslada desde cada parroquia».

En esta memoria de 2016, uno de los datos más significativos es la «enorme precariedad del mercado laboral», que redunda en que «ya se ha consolidado la paradoja de que tener un empleo no significa salir de la pobreza, como pasaba antes. Hay personas que vienen a pedir ayuda a Cáritas que tienen un contrato laboral, pero es tan precario que no les permite ni llegar a fin de mes y afrontar sus gastos más necesarios». Así lo ha recalcado el director de esta organización en Sevilla, Mariano Pérez de Ayala, que ha subrayado que se mantiene «un marco económico injusto que sustenta una sociedad cada vez más desigual». El propio Asenjo ha aludido a esta cuestión, recordando que el Papa Francisco ha incidido en atender la pobreza y poner los mecanismos para luchar contra ella. «La mejoría económica se ha quedado de momento en las empresas o la banca, en los barrios seguimos viendo drama y dolor», ha destacado.

La secretaria de Cáritas en Sevilla, Auxiliadora González, ha repasado las cifras principales de la acción de la organización durante el año pasado, subrayando que la atención primaria disminuyó un 4% merced a esa leve mejoría general, si bien «es aún imperceptible» y, por ello, se sigue destinando una importantísima cantidad de dinero para esa faceta: 3,2 millones de euros en este caso. Ese montante sirvió para atender a 17.477 familias, lo que supone un impacto de 59.111 personas. La inversión general de Cáritas en Sevilla fue el año pasado de 5,2 millones de euros, un 20,8% más que en 2015.