EL APUNTE

El PSOE impone el presupuesto al alcalde

Los socialistas y Podemos escenifican de nuevo su relación de amor-odio en Cádiz. Hoy tocaba amor

La Voz de Cádiz
Actualizado:

La relación entre el PSOEy Podemos en la ciudad de Cádiz es una historia pasional de amor y odio, de encuentros y desencuentros, donde el interés político está por encima del interés general. Ambos se necesitan y lo demostraron en junio de 2015 cuando la bancada socialista frenó en seco al PP, la lista más votada en las municipales de ese año, y dio su voto a la investidura de José María González Santos como alcalde de la capital. De esta forma, el PSOE acabó con un nuevo gobierno de Teófila Martínez. Cabe ahora preguntarse si esta maniobra urdida en la trastienda de los despachos ha sido positiva para la ciudad o, por el contrario, ha servido para impulsar un partido en caída libre, como el PSOE, y dar alas a un grupo como Podemos. En cualquier caso, ¿en qué ha notado la ciudad el cambio político? Los socialistas han vuelto a poner en práctica su calidad de llave de gobierno al perpetrar unos presupuestos para 2018 que había orquestado el equipo de Gobierno. El alcalde ha cedido a la presión del PSOE y ha firmado unas cuentas que recogen 17 millones de euros menos que las de 2016. Las cuentas del consistorio ascienden a 143 millones de euros. El apretón de manos entre el alcalde y el portavoz del PSOE, Fran González, no es sincero. Seguirá la guerra soterrada. Los socialistas están convencidos de que esta situación beneficia a la ciudad, pero serán las urnas las que juzguen esta forma de dirigir el Ayuntamiento gaditano.

La confrontación entre PSOE yPodemos ha estado latente durante la negociación. Primero fue la negativa socialista a sentarse con el concejal de Hacienda, David Navarro, reprobado el pasado verano por toda la oposición. Posteriormente, los socialistas presentaron una serie de mejoras y propuestas que han sido incluidas en su totalidad en este proyecto que será aprobado en un pleno de carácter extraordinario que se celebrará, con toda probabilidad, a finales de abril o principios de mayo. El equipo de Gobierno no quería asumir el riesgo de no contar con el apoyo del PSOE y ha cedido a cada una de sus peticiones, entre las que también se incluía como exigencia que no existieran -como sucedió en las cuentas de 2016- «ingresos ficticios» como el dinero que se pretendía obtener de la venta del módulo hotelero del Estadio.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz