El ministro de Economía, Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de Guindos - EFE
Editorial ABC

La brecha que separa norte y sur

El hecho de que las grandes compañías y el grueso del tejido industrial se concentren en la mitad norte del país explica su menor tasa de paro y sus mayores salarios, ya que posibilitan un mercado laboral más productivo, estable y especializado

Actualizado:

La recuperación económica se está concretando en una intensa creación de riqueza y empleo cuyos efectos benefician, en mayor o menor medida, al conjunto de la población, pero, a pesar de esta evidente mejoría, existen claras diferencias laborales entre el norte y el sur de España. Como revela la última Encuesta de Población Activa (EPA), Andalucía y Extremadura lideran la tasa de paro, con cerca de un 25 por ciento, más que duplicando el desempleo existente en Navarra, País Vasco o Madrid, donde oscila entre el 10 y el 12 por ciento. Asimismo, mientras que en estas tres regiones el sueldo medio de los trabajadores supera los 2.000 euros al mes, el de extremeños, murcianos, canarios y andaluces apenas ronda los 1.600, reflejo de una España de dos velocidades cuya distancia debería reducirse y no aumentar.

Esta particular brecha demuestra que muchas de las políticas aplicadas en las comunidades del sur, donde tradicionalmente ha gobernado el PSOE, han cosechado un rotundo fracaso. El hecho de que las grandes compañías y el grueso del tejido industrial se concentren en la mitad norte del país explica, en gran medida, su menor tasa de paro y sus mayores salarios, ya que posibilitan un mercado laboral más productivo, estable y especializado, a diferencia del sur, donde el peso del sector agrícola y los servicios de menor cualificación generan más empleo temporal y peor remunerado. El sistema de solidaridad interterritorial garantiza la provisión de unos servicios públicos mínimos en todas las autonomías, con independencia de su nivel económico, pero la clave para alcanzar un elevado umbral de bienestar y desarrollo consiste en potenciar la creación y el crecimiento de las empresas, facilitando con ello la actividad productiva.