Natural - Biodiversidad

La nueva diarrea vírica del conejo plantea una seria amenaza para el águila imperial y el lince ibérico

Esta modalidad afecta también a los conejos recién nacidos, complicando su regeneración, apunta un grupo de científicos de España y Portugal

Lince ibérico
Lince ibérico - ALFONSO MORENO | CIBIO INBIO UNIVERSIDAD OPORTO

La enfermedad de la diarrea vírica, variante del virus DHV descubierto en Francia en 2010, merma en un 20% al año la población de conejo silvestre, según una investigación de científicos de España y Portugal.

Según el estudio, desarrollado a través del Centro de Investigación, Biodiversidad y Recursos Genéticos (CIBIO) de la Universidad de Oporto, este descenso supone un nuevo factor de riesgo para la conservación del lince ibérico -el felino más amenazado del planeta- y del águila imperial, dos especies únicas de la Península Ibérica.

La Universidad de Oporto ha hecho público que esta variante del virus DHV empezó a causar estragos en España en el año 2011 y un año después afectó también al conejo silvestre luso.

El problema de esta variante, según los investigadores Pedro Estevesy Joana Abrantes, es que esta modalidad de diarrea vírica afecta también a los conejos recién nacidos, por lo que su regeneración es muy complicada. De hecho, más de la mitad de los conejos muertos por esta enfermedad tenían menos de medio año de edad.

«Ante la ausencia de alimento, estas especies van a reducir gastos de energía en funciones no vitales, como la reproducción»

En este sentido, Pedro Monterroso, que ha dirigido las investigaciones de este proyecto, ha explicado que, en el caso del lince ibérico y del águila imperial, la ausencia de alimento provoca un descenso de la reproducción. «Ante la ausencia de alimento, estas especies van a reducir gastos de energía en funciones no vitales, como la reproducción», señaló en declaraciones divulgadas por la Universidad de Oporto.

Águila imperial ibérica
Águila imperial ibérica- ABC

Actuar con urgencia

Este hecho lo han podido comprobar en zonas como la Sierra de Andújar (Jaén), donde ha caído el número de linces reproductores, o en el Valle del Guadiana (Badajoz-Portugal), donde ha pasado lo mismo en el caso del águila imperial.

Sobre la biodiversidad de sendas especies amenazadas, «urge actuar para revertir los efectos de la nueva variante del virus DHV, con el fin de que la conservación del lince ibérico y de otras especies amenazadas no quede comprometida a medio y largo plazo», ha asegurado Miguel Ángel Simón, coordinador de los proyectos europeos LIFE ejecutados en la península Ibérica para la conservación del lince ibérico.

En el estudio explican que el lince ibérico (Lynx pardinus) está en la actualidad catalogado como animal «En Peligro». En los años 80 había 1.100 ejemplares (con 250 hembras reproductoras), pero en 2002 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza lo declaró el felino más amenazado del planeta y dejó de haber poblaciones reproductoras en Portugal. Desde 2012, gracias a proyectos conjuntos de conservación entre España y Portugal, se elevó el número de ejemplares a 313, con 85 hembras reproductoras.

Revertir los efectos de la nueva variante del virus DHV es vital para no comprometer a medio y largo plazo las poblaciones de lince y águila

Por su parte, el águila imperial (Aquila adalberti) también está en peligro de extinción, ya que en los años 60 quedó reducida a 30 parejas en la península Ibérica e incluso se dio por extinguida en Portugal durante los años 80. Tras varios planes de conservación conjuntos, desde hace cuatro años hay más de 350 parejas reproductoras en España y casi una veintena en Portugal.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios