Muere Tola, la «novia» de Furaco, símbolo de la recuperación del oso pardo en España
Muere Tola, la «novia» de Furaco, símbolo de la recuperación del oso pardo en España - EC

Muere Tola, la «novia» de Furaco, símbolo de la recuperación del oso pardo en España

La hembra, que fue recuperada junto a su hermana Paca en 1989 por la Guardia Civil meses después de que unos furtivos mataran a su madre, tenía 29 años y numerosos problemas motrices

Actualizado:

La osa Tola, recuperada junto a su hermana Paca en 1989 por la Guardia Civil meses después de que unos furtivos mataran a su madre y las capturasen, falleció la semana pasada, concretamente el jueves, según han indicado fuentes próximas a las instalaciones de la Casa del Oso (Asturias), donde vivía en un cercado, publican El Diario Montañés y El Comercio.

Las causas de la muerte del ejemplar serán determinadas con exactitud por una necropsia que se llevará a cabo en los próximos días. El animal presentaba dificultades motrices desde hace varios años, un progresivo deterioro que los responsables del cercado donde vivía, achacan a la edad. La hembra estuvo sujeta a cuidados especiales las últimas semanas, explica Ep.

Las osas Paca y Tola en su día fueron las compañeras elegidas para aparearse con el oso cántabro Furaco. Los tres se convirtieron en un símbolo de la lucha por la recuperación del oso pardo en la cordillera Cantábrica. Desde su intento de emparejamiento con el macho Furaco, Tola, que tenía 29 años (los osos suelen vivir de 20 a 25 años en su hábitat natural y 30 años en cautividad), ya sufría algunos problemas de huesos y la rotura de una cadera.

Cuando tenían tan solo cinco meses, ambas osas fueron rescatadas por la Guardia Civil y tras permanecer acogidas durante algún tiempo en Cataluña, vivieron durante cinco años en el Parque Cinegético Nacional de El Hosquillo, en Cuenca, hasta que el Gobierno asturiano habilitó el cercado donde ahora residen. El recinto en el que habitan, integrado en una ruta turística denominada «La senda del Oso», fue construido en 1996 y es visitado cada año por miles de personas.

El viceconsejero de Medio Ambiente del Principado de Asturias, Benigno Fernández Fano, ha indicado que, «afortunadamente», a día de hoy, no registra episodios de furtivismo o son muy localizados, ya que tanto la población urbana como la rural «tiene muy claro lo que significa que Asturias albergue osos», recoge Efe.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, por su parte, ha ofrecido a Asturias la posibilidad de reponer a Tola con alguna de las decenas de osas que viven en el parque de Cabárceno o de enviar de nuevo a Furaco para cruzarlo «con una osa de su edad» y sumar, así, un esbardo más a los 18 hijos que ya tiene certificados, informa la citada agencia de noticias.

En los últimos años se llevó a cabo el intento de reproducción en cautividad introduciendo en el cercado a Furaco, trasladado desde el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, para que se aparease con ambas osas. En 2012, y tras ser montada en varias ocasiones por Furaco, el personal de la Fundación Oso que atiende el cercado de Santo Adriano descubrió en la zona donde había dormido a Tola la noche anterior el cadáver de un osezno recién nacido con un peso de 330 gramos y aparentemente fallecido por aplastamiento causado por la madre.

Tola no había dado los días anteriores ninguna muestra de comportamiento anormal y como es habitual en su especie no había forma de percibir su estado durante el periodo de gestación.

Previamente había sido examinada con frecuencia por servicios veterinarios dados sus problemas de movilidad por los que había estado sometida a vigilancia y a tratamiento.