Milano real envenenado en Extremadura
Milano real envenenado en Extremadura - SEO

Llega el otoño y la colocación de cebos envenenados en el campo

Muchas rapaces migran hasta España para pasar el invierno, como el milano real, el mejor indicador de la presencia de esta amenaza, tipificada como delito y principal causa de muerte para la especie

Actualizado:

«Uno de los grupos de aves que llega a la Península coincidiendo con el otoño es el de las rapaces; entre las que destaca el milano real, declarado «En Peligro» de extinción en el Catálogo Español de Especies Amenazadas y en el Libro Rojo de las Aves de España, advierte la organización SEO/BirdLife.

«Estamos en un momento delicado para nuestra fauna y en especial para las aves que recorren cientos de kilómetros para pasar el invierno en España. Los meses de octubre y noviembre, coincidiendo con tiempos de paridera, abren un periodo en el que repunta la incidencia de la colocación de cebos envenenados en el campo», explica David de la Bodega, responsable de Justicia ambiental de SEO/BirdLife.

Este método no selectivo de control de predadores constituye un delito tipificado en el artículo 336 del Código Penal, recuerdan desde SEO.

El veneno, de hecho, prosiguen desde la organización, ha supuesto uno de los principales problemas de conservación del milano real en los últimos 20 años, contribuyendo al declive del 31% de su población en España. «La sensibilidad de esta especie al veneno hace que sea considerado como un indicador de la presencia de esta amenaza», subrayan; pues, aunque se ha constatado una paulatina recuperación de la especie tras el último censo nacional realizado en 2014, su estado es aún «delicado».

Según el informe Situación del Veneno en España, elaborado por SEO, se registraron 1.187 ejemplares muertos por cebos envenenados durante el periodo comprendido entre 1990 y 2015. La cifra «solo es una referencia», ya que «uno de los mayores inconvenientes de este delito es que se desconoce su dimensión total» por la dificultad de encontrar los animales afectados en la inmensidad del campo, matizan desde la organización.

De la Bodega asegura que el número real de milanos envenenados podría ascender a 39.500 ejemplares en el último cuarto de siglo. De 53 milanos marcados en el programa Migra de SEO/BirdLife, cuatro murieron por veneno.