ABC

Todo lo que debes recordar para que los días más fríos del año no le pasen factura a tu coche

Desde cómo quitar la nieve del techo, el hielo del parabrisas, así como desempañar los cristales, hasta cómo colocar las cadenas de nieve y qué hacer para proteger tu vehículo de temperaturas bajo cero

MadridActualizado:

Esta semana comenzaba con más de 30 provincias de doce comunidades autónomas con avisos activados por bajas temperaturas, tal y como indican desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Y así parece que seguirá, e incluso empeorará, este fin de semana según el pronóstico, un pronóstico con el que se puede hacer realmente difícil circular por las carreteras. Aunque los quitanieves y de los servicios especiales de mantenimiento de las carreteras trabajan constantemente, es importante que lo usuarios también seamos responsables y recordemos algunos puntos para que los días más fríos del año no le pasen factura a tu coche.

12345
  1. Quitar la nieve del techo del coche

    Tras una intensa nevada, todos aquellos que dejan su coche a la intemperie se encontrarán con una buena capa de nieve en el techo que deberíamos quitar cuanto antes ya que esta no sirve para nada más que aumentar el consumo de nuestro coche y con algo de mala suerte para provocar un accidente. En el primer caso, los ingenieros de cualquier fabricante de automóviles emplean mucho tiempo, esfuerzo y dinero en diseñar un techo lo más aerodinámico posible. Será parte y responsable de un consumo comedido.

    [Continúa leyendo aquí]

  2. Desempañar los cristales del coche de manera efectiva

    Las bajas temperaturas, la lluvia e incluso la nieve están haciendo acto de presencia en prácticamente toda España, provocando no pocos problemas de visibilidad a la hora de circular en coche. Esa humedad genera además que se empañen los cristales del vehículo. Esta situación se produce debido a la diferencia de temperatura entre el exterior y interior del cristal en un coche, por lo que el vapor de agua del ambiente se deposita en la cara interior de la luna y de los cristales laterales. Si el frío es intenso, y sobre todo si el coche duerme al raso, es posible que hasta los retrovisores estén empañados, como las ventanillas, dificultando sobremanera la visibilidad.

    Según las recomendaciones del RACC, lo mejor para secar un cristal empañado es dirigir el aire caliente al foco del problema y así compensar el frío exterior. Para ello se deberá poner la calefacción y el ventilador al máximo. La mayoría de los coches de hoy en día llevan aire acondicionado. Aunque parece una contradicción, hay que combinar el aire caliente con el aire acondicionado, ya que este está preparado para reducir la humedad. En este caso no se debe utilizar la recirculación, que en verano va muy bien pero para combatir el vaho es contraproducente.

    [Continúa leyendo aquí]

  3. Quitar el hielo del parabrisas en segundos

    Los rascadores y el agua tibia son dos de los remedios más utilizados para intentar quitar la capa helada que suele aparecer a primeras horas de la mañana, pero ambos métodos pueden causar daños irreversibles. A través de su canal en Youtube, el meteorólogo Ken Weathers exlica un método sencillo y efectivo para quitar el hielo en segundos. Según explica, se trata de hacer una mezcla con dos partes de alcohol por una de agua. Se introducen en una botella con pistola dosificadora, y se pulveriza sobre la superficie, y en segundos el hielo se derrite.

    El motivo de que el invento funcione es el grado de congelación del propio alcohol, lo que sucede a a una temperatura sensiblemente más baja que la del agua. Así de simple, pero así de eficaz.

    [Continúa leyendo aquí]

  4. Colocar las cadenas de nieve en el coche

    Hay que tener en cuenta que las cadenas para la nieve se colocarán temporalmente, y solo cuando haya nieve. No se puede circular sobre una calzada sin nieve con cadenas. Según el tipo de cadena de que se trate es incómodo, es ruidoso, y hasta se puede maltratar el neumático y la llanta, o la propia cadena y el asfalto.

    Las cadenas deberán colocarse en las ruedas motrices. Si el coche es de tracción delantera se colocarán en las dos ruedas delanteras. Si el coche es de propulsión trasera las cadenas se montarán en las ruedas traseras. Si el coche es de tracción integral (4×4) hay que colocar cadenas en las cuatro ruedas, pero si no queda otro remedio, servirá instalarlas en las delanteras, que al mismo tiempo son motrices y directrices.

    [Continúa leyendo aquí]

  5. No dañar el coche con temperaturas bajo cero

    Desde ALD Automotive ponen de manifiesto la importancia de conocer cómo debemos mantener el vehículo durante esta época del año para evitar estas situaciones. Estos son algunos de los elementos que hay que revisar:

    -Las baterías. Según los expertos, las baterías suelen descargarse o dar problemas a partir de los 3 años de la compra. Además, durante el invierno sufren más, provocando incluso que el motor no arranque. Para evitar estas situaciones, se recomienda estar atentos a estas señales, acudiendo a un taller profesional en caso de un mal funcionamiento. Asimismo, se aconseja limpiar la tapa y los bornes con un paño antiestático, evitando descargas accidentales. Por último, revisar si hay una buena conexión eléctrica, examinando los bornes de conexión y apretándolos, es otra de las recomendaciones.

    -Los neumáticos. Constituyen otro de los elementos más importantes en esta época. Es fundamental comprobar la presión de los mismos para garantizar su frenada y adherencia. Además, debemos verificar la profundidad del dibujo del neumático. Si es correcta, el neumático será capaz de evacuar eficazmente el agua en caso de lluvia, evitando así el riesgo de sufrir un aquaplaning. No olvide la existencia de neumáticos específicos de invierno, que dependiendo de la zona por la que circule el vehículo, pueden ser muy aconsejables.

    -Los líquidos y el aceite. Es necesario revisar el nivel del líquido refrigerante/anticongelante, pues estamos ante uno de los fluidos más importantes en esta época. Consigue mantener la temperatura óptima de funcionamiento del motor y es recomendable sustituirlo una vez alcanzados los kilómetros marcados por el fabricante del vehículo. Además de conocer el estado del líquido, también se aconseja estar pendiente del nivel del aceite.

    -Las luces. Durante el invierno, los faros se empañan y por tanto, pueden ensuciarse. Se recomienda comprobar su funcionamiento y regularlos correctamente para que cuando circulemos, la visibilidad no se vea reducida, evitar deslumbramientos y que los otros conductores puedan vernos.

    -El parabrisas. Esta zona del vehículo debe mantenerse limpia para evitar que la suciedad impida la visión correcta de la carretera. Además, se recomienda comprobar que el limpiaparabrisas limpia correctamente. El invierno es la época del año en la que más utilizamos este elemento, por tanto, se aconseja cambiarlo en caso de que su eficacia no sea la óptima y comprobar el nivel del líquido limpiaparabrisas. Tenga claro que el contenido del depósito limpiaparabrisas congela a 0ºC si es agua o a desde -5ºC si se trata de líquido específico, mezclado o no con agua.