ABC

Cómo sentarse al volante si estás embarazada

Desde la Dirección General de Tráfico y el blog de seguros Catalana Occidente nos ofrecen una serie de pautas para garantizar el bienestar de tu futuro hijo

MadridActualizado:

Que una mujer embarazada puede conducir es una realidad que, además de legal, está al cabo de la calle. Sin embargo, y por su propio interés y el del feto, hay algunos datos a tener en cuenta durante los nueve meses que dura la gestación si toca ponerse a los mandos de un vehículo.

La Dirección General de Tráfico es clara con este tema: la mujer gestante tiene el mismo riesgo de sufrir lesiones por accidentes que cualquier otro ocupante del vehículo. Sin embargo, las consecuencias se traducen en daños tanto a ella como en el feto. Por eso, es muy importante el conocimiento y correcto empleo de los dispositivos y otras medidas de seguridad con el fin de prevenir riesgos.

Las mujeres embarazadas, sobre todo si es su primera vez, se enfrentan a un sinfín de situaciones nuevas que deben asumir con la mayor naturalidad posible. Deben variar su rutina diaria y adaptarla a la de su futuro hijo. Por eso necesitan mucha información sobre aspectos que para ellas resultan completamente desconocidos, tal y como indican desde el blog de seguros Catalana Occidente.

Y es que estar embarazada no tiene por qué suponer una limitación. Mayoritariamente se pueden seguir o adaptar las actividades habituales hasta un periodo avanzado de gestación. Eso sí, es importante tener en cuenta las recomendaciones y no forzarse a hacer aquello que pueda generar incomodidad. Cada embarazo es diferente, por eso las siguientes pautas son solo consejos para garantizar el bienestar de tu futuro hijo. Lo más recomendable es siempre consultar a un especialista.

Cinturón de seguridad

La DGT recomienda ponérselo evitando, ante todo, la opresión en el vientre. Para ello, debemos situar la banda inferior del cinturón por debajo del vientre. La banda diagonal es la que suele producir mayor incomodidad. La mejor forma de colocarla es pasándola sobre el hombro, entre las mamas y rodeando la barriga por la parte superior, nunca por encima de la barriga.

Distancia con el volante y los airbags

En algunos casos puede ser recomendable aumentar un poco la distancia con los airbags del volante, y dirigir éstos hacia el tórax y la cabeza, no al abdomen. En ningún caso deben desactivarse los airbags.

Adapta el asiento

Es importante sentirse cómoda al volante, ya que las molestias pueden ser una distracción. Los primeros meses de embarazo no será necesario mover el asiento pero, a medida que la tripa va creciendo, habrá que ir aumentando la distancia con el volante y regular el asiento hasta alcanzar una posición cómoda y apta para la conducción.

Posibles peligros

Determinadas situaciones durante el embarazo generan malestar e incomodidades que pueden disminuir la capacidad de reacción al volante, incrementándose el riesgo de sufrir un accidente. Por ello no es aconsejable conducir en caso de estar en alguno de estos supuestos:

-Si tienes problemas como náuseas, piernas hinchadas o bajadas de azúcar en sangre que pueden limitar la capacidad de conducción. En Seguros Catalana Occidente ofrecen algunos consejos para contribuir al bienestar físico durante el embarazo.

-A partir del sexto mes de embarazo la DGT recomienda no conducir. En el caso de que sea absolutamente necesario conducir, se recomienda hacer siempre trayectos cortos y en compañía de más gente.