Nuevo Mercedes Clase G, un icono de diseño desde 1979

Aunque el vehículo prácticamente no ha variado su estética desde su primera generación, ahora actualiza todo su interior y su oferta mecánica

MADRIDActualizado:

La Clase G, el todoterreno de lujo de Mercedes-Benz, es considerada un icono del diseño. Su aspecto exterior no ha experimentado modificaciones esenciales desde el año 1979. Algunos elementos emblemáticos de su diseño asumen hoy en día la misma función que en la primera edición, y confieren a la Clase G su figura inconfundible. Por ejemplo, la nueva Clase G incorpora el llamativo asidero de la puerta y produce el característico sonido al cerrarla. Se mantienen también los robustos listones protectores exteriores, la posición de la rueda de repuesto en la puerta posterior y los llamativos intermitentes. En combinación con la silueta angulosa, estos detalles sobresalientes confieren al todoterreno un aspecto distintivo.

El diseño evolucionado de la Clase G se basa en la filosofía de la claridad sensual y conserva intacto el carácter del arquetipo de los todoterreno con la estrella. Entre otros detalles que se asumen en la nueva generación se encuentran las bisagras de puerta en el exterior y el capó superpuesto. La nueva reestilización del emblemático todoterreno, de técnica perfeccionada y diseño casi invariado a lo largo de casi tres decenios, abre una nueva era desde el punto de vista técnico y formal. La nueva Clase G es 53 milímetros más larga y 64 milímetros más ancha, lo que acentúa su presencia sobre el asfalto o fuera de las vías compactadas.

La nueva Clase G destaca más que nunca por la unidad formal de su diseño. Todas las superficies son ahora más tersas y ha perfeccionado una vez más el acabado superficial de los materiales. El resultado son juntas más estrechas y precisas entre los componentes, así como transiciones más armoniosas. Los pasarruedas y el parachoques están mejor integrados que nunca en la carrocería, sin dar la impresión de ser elementos superpuestos.

Interior a la última

A diferencia del diseño exterior, que permanece fiel a los rasgos clásicos del emblemático modelo original, el habitáculo de la nueva Clase G obedece a una concepción completamente nueva, que asume rasgos del exterior e interpreta de forma original los genes del vehículo. La Clase G conjuga desde su primera edición el carácter de todoterreno con un equipamiento de lujo de alta calidad en una simbiosis ejemplar. La vista lo aprecia de inmediato, y el tacto lo confirma: en su interior se utilizan exclusivamente materiales de primera calidad. Cada uno de sus detalles está ejecutado con máxima precisión artesanal.

Una vez a bordo de la Clase G, el ocupante encuentra numerosos elementos de diseño que recuerdan la configuración del exterior. Los difusores de ventilación laterales, por ejemplo, reproducen la forma de los faros redondos. Y la forma de los altavoces retoma los rasgos de los emblemáticos intermitentes. Entre los elementos típicos de la Clase G se cuentan el asidero amplio por delante de la plaza del acompañante y los interruptores cromados para los tres bloqueos de diferencial. Estos componentes distintivos, mejorados una vez más, se mantienen en la nueva edición.

El tablero de instrumentos, ordenado y de carácter completamente renovado, incluye de serie relojes y tubos analógicos de diseño intemporal. La nueva Clase G no decepciona a los partidarios de los indicadores redondos clásicos. Al igual que sucede en la nueva Clase E y la nueva Clase S, es posible elegir como cuadro de instrumentos opcional un visualizador de formato grande con instrumentos virtuales en el campo visual directo del conductor, así como un visualizador central por encima de la consola central. Ambos visualizadores de 12,3 pulgadas están dispuestos detrás de una cubierta común de cristal y generan de ese modo un puesto de conducción widescreen. El conductor puede determinar el estilo básico de los indicadores eligiendo entre las tres opciones «Clásico», «Deportivo» y «Progresivo», y seleccionar las informaciones y vistas que considere relevantes para sus hábitos al volante.

Gracias a los impulsos hápticos y a la confirmación adicional del accionamiento mediante los altavoces, el conductor puede hacer uso del panel táctil con controlador sin necesidad de separar la mirada de la carretera. Teclas de acceso directo delante del controlador para funciones de uso frecuente y la regleta de mandos opcional para los sistemas de asistencia a la conducción por encima del conmutador giratorio de las luces completan las opciones de entrada de comandos. El conductor ocupa una posición cercana al parabrisas y disfruta de una excelente visión omnidireccional detrás del volante.

El conductor y el acompañante no son los únicos que se benefician del aumento de las dimensiones de la Clase G. Las ventajas se extienden también a los ocupantes de la segunda fila de asientos.

Los respaldos traseros pueden abatirse conjuntamente o en dos secciones separadas, lo que equivale a un 100, un 60 o un 40% de la anchura total. Los asientos de la Clase G se distinguen por su forma ergonómica, equipan de serie numerosas funciones de confort y brindan más comodidad y mejor sujeción lateral. A esto se añaden, por ejemplo, la función de memoria para el asiento del conductor, la calefacción de asiento delante y detrás y los reposacabezas de confort delante.

Este confort puede incrementarse opcionalmente con el paquete de asientos multicontorno activos. Junto a los asientos multicontorno específicos, este paquete incluye diversas funciones de masaje, climatización de asiento y una calefacción de asiento de respuesta rápida. Además, esta versión cuenta con un apoyo lumbar de ajuste eléctrico para el conductor y el acompañante. En las zonas laterales de la banqueta y el respaldo de los asientos multicontorno activos se han integrado cámaras de aire que se llenan o se vacían progresivamente en función de las condiciones dinámicas de la conducción, para brindar mayor sujeción lateral al conductor y el acompañante y para retenerlos en su posición durante la conducción dinámica o al tomar curvas. Los asientos delanteros del paquete de asientos multicontorno activos gozan de la recomendación de la asociación alemana de ergonomía «Aktion Gesunder Rücken e.V.».

Un auténtico 4X4

Un objetivo prioritario de las tareas de desarrollo era redefinir las propiedades de marcha del vehículo, tanto en carretera como en régimen todoterreno. Este objetivo se ha conseguido. La nueva Clase G puede afrontar con más solvencia que nunca la conducción fuera del asfalto, y la circulación en carretera es mucho más ágil, dinámica y confortable que en el modelo antecesor. El arquetipo de los todoterreno conserva su carácter genuino gracias al bastidor de travesaños incorporado de serie, a los tres bloqueos de diferencial con una acción de bloqueo del 100% y a la desmultiplicación para todo terreno LOW RANGE, entre otros.

El nuevo tren de rodaje ha nacido de la cooperación entre las empresas Mercedes-Benz G GmbH y Mercedes-AMG GmbH. El resultado es una suspensión independiente con eje delantero de trapecio articulado en combinación con un eje trasero rígido. Los ingenieros se han volcado en suprimir cada milímetro innecesario en la construcción pues, como es sabido, la aptitud para todo terreno exige entre otros atributos la máxima altura libre sobre el suelo. La posición más alta de los ejes aporta una contribución decisiva a conseguir esta meta y requiere el montaje de una barra de torretas en el compartimento del motor para poder alcanzar los objetivos de rigidez estructural.

Los componentes del eje delantero de trapecio articulado se sujetan directamente al bastidor de travesaños, sin necesidad de portaeje. Los puntos de acoplamiento en dirección Z del brazo transversal inferior al bastidor se han dispuesto a la mayor altura posible. Esta configuración garantiza una buena manejabilidad fuera de las vías asfaltadas. Los ingenieros han elegido para la Clase G una nueva construcción del eje delantero. Su diseño robusto permite alcanzar, e incluso superar en parte, la aptitud todoterreno de sus ilustres antecesores.

Gracias a esta concepción, el engranaje del eje delantero de la Clase G dispone de una altura libre sobre el suelo de 270 milímetros, aval de capacidad de avance y placer de conducción fuera del asfalto.

A partir de ahora, los conductores de la Clase G pueden elegir entre varios programas de conducción DYNAMIC SELECT. Con solo pulsar un botón, este sistema permite ajustar en fracciones de segundo características diferentes para el vehículo, modificando el reglaje del motor, el cambio, el tren de rodaje, la dirección y los sistemas de asistencia a la conducción de acuerdo con las preferencias del conductor. Los programas de conducción «Comfort», «Sport», «Eco» e «Individual» se ajustan cómodamente mediante el conmutador DYNAMIC SELECT. En el modo «Eco», por ejemplo, es posible practicar un estilo de conducción especialmente económico, con bajo consumo. En el modo «Sport», por el contrario, se modifican los puntos de acoplamiento de las marchas del cambio automático, la reacción del motor al acelerador, los parámetros de la dirección con servoasistencia eléctrica y los parámetros de la mariposa de escape. Seleccionando el programa «Individual», el conductor puede combinar personalmente sus ajustes preferidos.

En combinación con el nuevo tren de rodaje opcional con regulación adaptativa de la amortiguación, DYNAMIC SELECT ofrece una variedad particularmente amplia de opciones. El interruptor DYNAMIC SELECT permite al conductor modificar las propiedades de amortiguación del vehículo en el modo «Sport» y en el modo «Comfort».

De forma simplificada puede decirse que la Clase G reconoce el estado del firme y ajusta la curva característica adecuada en los amortiguadores. Así, por ejemplo, asume un reglaje más duro fuera del asfalto. En el modo Sport, por el contrario, la Clase G reacciona con más agilidad en carretera.

Más potencia, menos consumo

En el nuevo G 500 (consumo mixto de combustible: 12,1-11,5 l/100 km; emisiones de CO2 en el ciclo mixto: 276-263 g/km)1 trabaja un potente motor de gasolina V8 de 4,0 litros de cilindrada. El nuevo grupo biturbo desarrolla 310 kW (422 CV) y ofrece un par máximo de 610 Nm entre las 2.000 y las 4.750 rpm.

Para transmitir la fuerza del motor a las ruedas se ha elegido el cambio automático con convertidor de par 9G-TRONIC, y se ha adaptado específicamente a las particularidades del icono de los todoterreno. Gracias a un software propio de gestión del cambio, los ingenieros de desarrollo de AMG han agilizado la respuesta y han acortado la duración de los cambios de relación en esta transmisión de 9 marchas. El amplio escalonamiento del cambio hace la conducción a bajas revoluciones más confortable y silenciosa y contribuye al mismo tiempo a reducir el consumo de combustible.