Aragón se juega el 23% de su PIB con el futuro de la fábrica de Opel

La empresa se plantea suspender la fabricación del Corsa en la planta de Figueruelas y cancelar futuras inversiones

Actualizado:

En torno al 23% del Producto Interior Bruto (PIB) de Aragón está ligado a la fábrica de Opel. De esta fábrica de coches dependen unos 5.500 empleos directos y otros 3.000 indirectos y generados enempresas auxiliares que viven de la fabricación y venta de componentes para la empresa perteneciente al grupo PSA.

En Figueruelas la fábrica es fundamental y fuente de riqueza, ya que en un minicipiuo de 1.300 existen, ligados a Operl, más de 6.000 puestos de trabajo, aunque gran parte de los empleados no residen en este ayuntamiento y acuden a la planta todos los días en autobuses procedentes de Zaragoza. Además en torno al 70% de los ingresos de este ayuntamiento le llegan por los tributos que abona anualmente la fábrica.

Sindicatos y empresa negocian con el reloj sobre la mesa, ya que este mismo lunes es el plazo máximo marcado para llegar un acuerdo que garantice la continudad del citado modelo y de inversiones que garanticen la viabilidad de la planta.

Los nubarrones llegan ahora a esta localidad después de 36 años desde la lelgada de la planta. En 1982 la vida en Figueruelas, un pueblo de la provincia de Zaragoza, dio un vuelco. El 5 de noviembre el Rey Juan Carlos I inauguró una de las factorías automovilísticas más modernas del mundo, la primera en producir durante las 24 horas del día.

Construida por General Motors para satisfacer la producción de su marca en Europa, Opel, la construcción de Figueruelas no solo transformó la vida en el municipio, que duplicó su población de 600 a 1.200 habitantes, sino que afectó a toda la región.

Pese a que el año pasado incrementó su producción un 6%, hasta los 382.425 vehículos -el 89% destinado a la exportación-, los nuevos de Opel y de la factoría, el conglomerado galo PSA, consideran que deben reducirse los costes laborales para asegurar el futuro tanto de la marca como de la fábrica. Ante la última propuesta de la nueva directiva, que tomó el control el pasado 1 de octubre, consistente en tres años de salarios congelados y en dos más de subidas por debajo del IPC, los sindicatos decidieron levantarse de la mesa de negociación.

La respuesta de la empresa ha sido paralizar la llegada del nuevo Corsa y buscar un emplazamiento alternativo para su fabricación, adjudicada a la factoría aragonesa el pasado mes de mayo. La actividad de la planta depende en gran medida de este modelo, de cuya actual generación se fabricaron en 2017 196.424 unidades, el 51% de la producción total. El resto de la fabricación se divide entre el Opel Mokka X (68.172 unidades), el Opel Crossland X (62.885 unidades desde abril) y el Citroën C3 Aircross (37.034 unidades desde agosto). Hasta marzo de 2017 también salieron de sus líneas de producción 17.910 Opel Meriva.