Internacional

Líderes de las tres religiones de Oriente Medio suscriben en España una declaración para la paz

Una cumbre inédita, celebrada en Alicante y Madrid, insta a a palestinos e israelíes a buscar una solución negociada al conflicto

Los ministros de Justicia, Rafael Catalá (i), y Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis (2i), reciben a los líderes religiosos participantes en la cumbre por la paz en Oriente Medio que se celebra en Alicante
Los ministros de Justicia, Rafael Catalá (i), y Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis (2i), reciben a los líderes religiosos participantes en la cumbre por la paz en Oriente Medio que se celebra en Alicante - EFE
LUIS AYLLÓN Madrid - Actualizado: Guardado en:

Una veintena de líderes religiosos cristianos, judíos y musulmanes del área de Israel y Palestina, han suscrito en España una Declaración en la que exhortan a los dirigentes políticos palestinos e israelíes a trabajar en una solución al conflicto que «reconozca el derecho de ambos pueblos a existir con dignidad».

La declaración fue elaborada en Alicante, durante la Cumbre de líderes religiosos por la paz en Oriente Medio, a la que, por vez primera, asistieron la mayoría de los representantes más importantes de las tres comunidades. El texto fue presentado a la prensa en Madrid, donde el ministro de Asuntos exteriores, Alfonso Dastis, asistió a la clausura de la reunión. En la presentación estuvieron presentes el presidente del Centro Adán para el Diálogo Interreligioso en Gaza, el jeque musulmán Imad Al-Falouji; el rabino de Jerusalén, Michael Melchior, y el arzobispo católico de Jerusalén, William Shomaly; así como ell Alto Representante del Secretario General de Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones, Nassir Abdulaziz Al-Nasser, bajo cuyos auspicios se celebró el encuentro.

«Las tres religiones son responsables del establecimiento de una convivencia pacífica»

El documento, que recuerda la condición de Tierra Santa de la zona en conflicto, indica que «las tres religiones son responsables del establecimiento de una convivencia pacífica» y que los líderes religiosos tiene la obligación de fomentar «una vida de respeto mutuo basada en la justicia y la seguridad, en el espíritu de la palabra de Dios, tal como nos fue transmitida por sus profetas».

Envilecimiento de la fe

Asimismo, advierten de que «la violencia que se ejerce, supuestamente en el nombre de Dios, es una profanación de su nombre, un crimen contra aquellos creados a Su imagen y un envilecimiento de la fe», y subrayan que «los únicos medios adecuados para resolver los conflictos y el desacuerdo son la negociación y la deliberación».

Tras pedir el «cese de la incitación, de la tergiversación y la distorsión de la imagen del otro y del vecino», los firmantes se comprometen a «educar a las futuras generaciones en la preservación del respeto mutuo», al tiempo que demandan «una solución que reconozca el derecho de ambos pueblos a existir con dignidad».

Los líderes religiosos, que acuerdan crear un comité permanente que trabaje para aplicar los principios del documento, se comprometen a «trabajar conjuntamente, sin reposo, a incorporar a otros líderes religiosos y a guiar a las generaciones más jóvenes con ese espíritu».

Al presentar el documento, el ministro de Exteriores señaló que la paz en Oriente Medio y Tierra Santa es urgente y necesaria y que «las religiones pueden y deben ser constructoras de esa paz».

«Los líderes religiosos no deben reemplazar a los políticos, pero sí educar en la paz desde las sinagogas, las mezquitas y las iglesias»

El obispo William Hanna Shomali, del Patriarcado Latino de Jerusalén, enfatizó que si en la cumbre se hubiera empezado a hablas de las heridas abiertas, no se habría llegado a ninguna conclusión, en tanto que el rabino Michael Melchior, presidente de la Iniciativa para la Paz Religiosa, calificó la cumbre de «auténtico milagro» y dijo que «los líderes religiosos no deben reemplazar a los políticos, pero sí educar en la paz desde las sinagogas, las mezquitas y las iglesias». Por su parte, el imán Imad al Falouji, presidente del Centro Adam para el Diálogo de Civilizaciones, que agradeció la intervención de España para que se le permitiera viajar desde Gaza, señaló que la mjeor manera de dejar a los extremistas sin argumentos es fomentar la paz entre israelíes y palestinos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios